Sopa de tortilla

hmmmmm cómo amo la comida mexicana!!! Es muy rica y picante! A los caribeños nos gusta mucho el chile picante...en las Islas de la Bahía, casi toda familia tiene varias matas de una variedad de chile Habanero, pero nosotros lo llamamos mutton pepper que significa chile cabro. Ajá! Así de picante es!
Bueno pues, la sopa de tortilla y yo apenas nos conocimos hace unos 3 años y fue amor a primera vista! La probé aquí en El Salvador en un restaurante "mexicano" que en realidad vende versiones salvadoreñas de comidas mexicanas... pero versiones muy buenas por cierto.
Obviamente me obsesioné por aprender a preparar la sopa de tortilla y mis comensales siempre estuvieron felices con el resultado...menos yo.
No me conformo tan fácilmente con los sabores que dejan tan grato recuerdo en mis papilas gustativas, así que cada vez que hice una sopa de tortilla, era una receta distinta.
En el colegio donde trabajo, la empresa que nos ofrece el servicio de alimentación, hace una sopa de tortilla de chuparse los dedos! Todos los viernes, desde que la descubrí, ese fue mi almuerzo. Les insinué dos veces que me encantaría tener la receta pero obviamente no solo no me la dieron, sino que además me desviaron la conversación con razones y temas absurdos, así que no volví a insistir.
Obviamente, eso solo hizo que yo me obsesionara con la idea de poder preparar una sopa de tortilla tan buena como esa, para que mi familia también la pudiera probar los fines de semana cuando estoy con ellos.
La receta que voy a compartirles hoy, es el resultado final de mis inventos en la cocina, una con la cual si estoy satisfecha y feliz. Quizá no sea ni remotamente como son las sopas de tortilla allá en México, pero es muy sabrosa.
Esta sopa obtuvo de mi esposo el comentario de "baby, esta sopa la tienes que subir a tu blog de cocina, qué bárbara! que sopa más rica!" y mi hijo me dijo "mita, esta es la mejor sopa que he tomado en mi vida!" Claro, él solo tiene 20 años pero yo le acepto el cumplido...cuando tenga el doble sabrá que ahorita le faltaban muchas más sopas por probar.
A cocinar pues!

INGREDIENTES:
8 tomates pera, maduros (les llaman tomates para cocinar también)
1 cebolla blanca pelada y partida a la mitad
1 chile jalapeño
1/2 sobre de crema de espárragos
1/2 taza de mantequilla/crema/natilla
1/2 barra de margarina
3 cucharas de harina de trigo
8 tazas de agua
sal y pimienta al gusto
10 tortillas del día anterior
3 aguacates maduros en trocitos
queso rallado de preferencia de algún tipo que derrita

PROCEDIMIENTO:

1) Cortar las tortillas en tiritas y freírlas bien. Colocarlas tiritas fritas en un plato con papel toalla para que absorba el exceso de aceite. Dejar aparte.


2) Asar los tomates, la cebolla y el jalapeño. Yo probé poniendo los tomates sobre un sartén y directamente sobre el fuego... prefiero hacerlo directamente sobre el fuego para los tomates y el chile, para la cebolla prefiero sobre el
sartén (o un comal). Confíen en mí, asar los ingredientes mencionados, le da otro sabor.

3) Una vez asados, hay que retirar la piel del tomate y el chile. El tomate estará tan fácil de pelar, que con las mismas pinzas que usé para darles vuelta sobre el fuego las pude pelar. Solo se sujeta un pedacito de piel con las pinzas y se hala. Con el chile, ponlo en una bolsa de papel o una de plástico para que se sude unos minutos. Luego tomas un cuchillo de mesa y raspas con él la piel quemada. Luego abres el chile y retiras las semillas para que no pique mucho...a menos que te guste bien picante.


4) Se colocan los ingredientes asados en la licuadora con unas 2 tazas de agua, licuas. En un recipiente aparte, echas una taza de agua fria y mezclas la crema de espárragos revolviendo bien con un tenedor.

5) En la olla que usarás para la sopa, pones a derretir 1/2 barra de margarina a fuego medio y luego le agregas 3 cucharas de harina de trigo. Se formará una pasta en la olla que deberás revolver constantemente durante 2 minutos. Solo queremos sacarle ese sabor a harina para que la sopa no termine con ese sabor.

6) Ahora le agregas lentamente y revolviendo constantemente, el licuado de tomates, la crema de espárragos, una cucharita de pimienta y el restante de agua, y dejas hervir. Tendrá un colorcito anaranjado y estará un poco espeso. Cuando haya hervido unos 7 minutos, pruebas la sopa y decides si necesitas agregar sal o no.

7) Apagas la estufa y le echas la mantequilla/crema/natilla, la mezclas bien y listo para servir.


A la hora de servir la sopa, pones tu caldo en el plato sopero, echas un puñado de tiritas fritas de tortilla, unas 3 cucharas de trocitos de aguacata y queso rallado a tu gusto...

Listo! Que lo disfrutes!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Berenjena con aceite de oliva y ajo

Tortitas de banano o plátano verde

Baleadas hondureñas