Comida casera, deliciosa, sencilla y fácil de preparar. Bienvenido!

viernes, 15 de julio de 2011

Berenjena con aceite de oliva y ajo


De niña jamás habría yo comido berenjena. Me daba asco. Tuve muy mala experiencia con la berenjena hasta años muy recientes...cuando decidí explorar mi alma cocinera y aventurera en la cocina. Le debo a los grandes chefs que veía en foodnetwork el haber aprendido a comer berenjena y disfrutarla como lo hago ahora.
La receta de hoy, la probé por primera vez hace unos 3 años en un restaurante argentino (yo amo la carne de res así que los argentinos son mi mejor opción en ese departamento) y le pregunté al mesero qué me había servido porque me había encantado... aprendí a prepararla hace apenas unos meses cuando empecé a trabajar en el colegio donde laboro actualmente.
Una de las maestras lo llevó, me dio a probar y le pedí la receta.
Como siempre, yo escucho las recetas y las sigo al pie de la letra la primera vez, luego le hago la variante que más me sirve a mí y, luego de probar varias recetas para hacer el mismo plato, este es el resultado final. Inténtalo, es delicioso.
Aclaro que si no te gusta el ajo, difícilmente este plato te gustará.

Se necesita:
6 Berenjenas cortadas en rodajitas muy delgadas. (Yo uso las berenjenas miniatura para esta receta, las prefiero pequeñas y además, tiernas. No quiero esas grandes semillas en mi berenjena.)
*Peladas o con cáscara dependerá de ti. A mí me gustan con la cáscara.
8 dientes de ajo finamente picados.
sal y pimienta al gusto
1 puñito de perejil de hoja lisa, picado, y
Aceite de oliva, por lo menos 3/4 de taza
2 o 3 cucharas de vinagre blanco

PROCEDIMIENTO:

1) Se cortan las rodajas lo más delgado que se pueda, no hasta que parezcan hojitas transparentes pero si muy delgadas... más o menos así como en la foto.


2) Se les echa sal y se dejan estar así unos 10 o 15 minutos. Se podrán muy húmedos y hasta un poco cafés. No importa. En este punto se enjuagan bien con agua limpia y se escurren, luego se secan con papel toalla.

3) En una sartén se coloca aceite de oliva para cubrir el fondo nada más y se echan las rodajas de berenjena, se saltean apenas unos dos minutos con pimienta al gusto y el ajo picado, revolviendo constantemente. Tendrán un ligero color grisaceo y se verán medio transparentes por encima. Apaga el fuego.


4) Inmediatamente le echas el perejil picado y el vinagre. Revuelves bien y lo pruebas para ver si le falta sal, en cuyo caso se lo agregas.

NOTA: En este punto, se supone que lo que debes hacer es colocarlo en un recipiente que pueda taparse bien, y terminar de llenarlo con aceite de oliva; meterlo a la refri y dejarlo reposar unas 12 horas antes de servirlo. Se sirve frio. Digo se supone porque, a mí me gusta tanto que me lo como así, recién preparado. Se lo sirvo así a mi familia como un acompañante más del plato principal o una ensalada. En realidad esto es una entrada. Así lo sirven en los restaurantes. Tu decides como lo harás, yo solo comento como lo hago yo.

5) Agregas aceite de oliva a tu gusto y sirves...o lo colocas en un recipiente, lo cubres con aceite de oliva y lo dejas reposar unas 12 horas antes de servirlo.

Listo! Que lo disfrutes!!!

Fajitas de pollo.



Este plato es muy fácil y rápido de preparar y es verdaderamente sabroso.


INGREDIENTES:
3 Pechugas de pollo (ya sea la pechuga entera para preparar en casa, o filete de pechuga o las tiritas de pollo que ya venden listas en el supermercado. Yo compré las mitades de pechugas que en El Salvador se llaman pechugas enteras para 4 personas)
1 cebolla blanca cortada en lascas o tiritas
1 chile dulce también en lascas o tiritas
3 dientes de ajo finamente picados
1 puñito de perejil de hoja lisa, picado
sal, pimienta y salsa inglesa
1 cuchara de margarina


PROCEDIMIENTO:
1) Se lava bien el pollo y se corta en tiritas de una pulgada de grueso. Se les echa sal y pimienta al gusto.


2) En un sartén se echa la margarina para que derrita y se agrega el pollo. Cocinamos revolviendo ocasionalmente. Les damos vuelta para que adquiera un doradito por todos lados. La pechuga de pollo no tarda mucho en cocinarse así que hay que tener cuidado de no pasarse y por lo tanto dejarlo reseco. Puede calcularse aprox unos 6 a 8 minutos para que el pollo esté listo.



3) Cuando el pollo está listo, se le agregan la cebolla y el chile dulce, se revuelve bien y lo dejamos estar unos 30 segundos. No nos interesa que la cebolla y el chile se cocinen. Solo queremos que se hagan amigos con el pollo y se den sabor.


4) Agregamos el ajo y dos o tres cucharas de salsa inglesa, revolvemos constantemente durante unos 20 segundos y apagamos el fuego.
5) Agregamos el perejil picado y revolvemos bien. El calor del pollo marchitará el perejil y eso hará el sabor se integre al pollo.

Si quieres comer solo eso, sugiero que hagas suficiente para tu apetito y que lo pongas en tortillas calientes formando tacos sabrosos. De lo contrario, puedes acompañarlo con arroz y una sencilla ensalada de lechuga, tomate y pepino.


Listo!!! A comer se ha dicho!!!

jueves, 14 de julio de 2011

Enrollados de canela


Para empezar, si UD tiene diabetes o está a dieta, mejor aléjese de esta receta. No quiero sentirme culpable de un coma diabético ni me responsabilizo por los kilos que ganará comiendo esto.Si UD es como yo, a quien le encanta lo dulce y no le importa ganar unos kilos de más con tal de comer delicioso, continuemos con la receta. Si ya sé, estoy haciendo las de Poncio Pilato aquí pero bueno, esta delicia puede ser incluso algo adictiva.Nunca la he hecho para el desayuno porque soy muy haragana para levantarme tan temprano a en la mañana a prepararlos pero, aquellos a quienes no les molesta levantarse dos horas antes que el resto de su familia, adelante! Entiendo que son uno de los desayunos más ricos. Yo, los hago para la cena cuando los hago. Nunca los he considerado un postre en realidad, para mí dos enrollados de canela con un vasote de leche fría es una cena en sí. También los he preparado para esas tardes de lluvia en las que no sales de casa y se te antoja algo rico para acompañar el café... en fin, si piensas que es un buen postre, disfrútalo como tal. Si lo quieres hacer para un desayuno, ya sabes, tienes que levantarte muy temprano.

Esta es la receta:

8 tazas de harina de trigo
1/2 taza de agua tibia
3 cucharas de levadura seca
1 y 1/4 tazas de leche escaldada
1 y 1/2 barra de margarina
1/2 taza de azúcar
1 y 1/2 cucharitas de sal
2 huevos

Para el relleno:
3/4 taza de azúcar morena
3 cucharitas de canela molida
* 3/4 taza de nueces picadas (las de tu preferencia) OPCIONAL
* 3/4 taza de uvas pasas OPCIONAL
(Las mias las hago únicamente con azúcar y canela)
1/2 barrita de margarina derretida

PROCEDIMIENTO:

1) Colocas la levadura y 2 cucharas de tu azúcar en el agua tibia, revuelves bien y dejas reposar unos 8 mins. La levadura se pondrá espumosa y muy abundante, por lo que es importante que tengas un recipiente de tamaño adecuado para contenerlo.


*Cómo es levadura, es mejor que el recipiente sea de plástico o de vidrio y no de metal.


2) Aparte pones a calentar la leche sin dejarla hervir, le echas la margarina para que derrita y la dejas aparte unos minutos.


3)En un recipiente hondo colocas la harina, el resto del azúcar, la sal, los huevos y la harina, empiezas a mezclarlo todo, agregas la leche (que ya debe estar tibia y no caliente) y la levadura.



4) Amasas bien todo. La masa deberá quedar suave pero no pegajosa y firme. Si necesitaras agregar más harina por que está pegajoso, adelante.
Dejas reposar la masa unos 15 minutos.

Mientras tanto...
5) Arreglas el relleno. Colocas el azúcar, la canela y los demás ingredientes (si vas a ponerle las nueces y las pasas) en un recipiente y lo dejas aparte, y derrites la margarina.

6) Pasados los 15 minutos, coges un rodillo y estiras la masa a que quede de una pulgada de gruesa y en forma rectangular.

7) Le untas bien toda la margarina que derretiste por último a la masa estirada, le echas el azúcar y la canela a que cubra bien toda la masa. Si vas a agregar nueces y pasas, este es el momento de hacerlo.

8) Ahora tomas la masa y empiezas a enrollarla a todo lo largo.


9)Ya que está enrollada toda la masa, asegúrate que las orillas están bien apretaditas contra la masa y empieza a cortar la masa en aros de una pulgada más o menos.

10) Engrasa tu molde con margarina y echa azúcar morena en todo el fondo del mismo hasta cubrirlo bien. Esto hará que se derrita el azúcar y te de una capita de azúcar en el fondo de tus enrollados. Pueden quedar pegajositas pero eso es parte de la gracia.

11) Coloca todos tus enrollados bien pegados unos con otros y déjalos crecer hasta que doblen su tamaño. Esto puede tardarse una hora o más dependiendo del clima y la altitud en la que vivas.
12) Cuando estan listas para hornear, calienta el horno a 350 grados Farenheit (180 grados centígrados) unos 10 minutos y luego metes el o los moldes en el horno y dejas cocinar unos 35 minutos o hasta que adquieran un suave tono amarillo.

13) Sácalos del horno y empieza a despegarlos de inmediato del fondo pero con mucho cuidado. Si no los despegas del fondo del molde de inmediato, después no podrás hacerlo. El azúcar se pondrá dura y los enrollados estarán pegados al molde y entre sí. Luego que los hayas despegado, déjalos enfriar un poco.

Mientras tanto...

14) En un recipiente pones 2 tazas de azúcar en polvo, o azúcar glass, una cuchara de margarina y le agregas agua tibia a cucharadas, hasta obtener la consistencia deseada. Untas con esto tus enrollados, y 


Listo!!! A disfrutar tus enrollados de canela se ha dicho! Buen provecho!