Comida casera, deliciosa, sencilla y fácil de preparar. Bienvenido!

jueves, 21 de julio de 2011

Sopa de tortilla

hmmmmm cómo amo la comida mexicana!!! Es muy rica y picante! A los caribeños nos gusta mucho el chile picante...en las Islas de la Bahía, casi toda familia tiene varias matas de una variedad de chile Habanero, pero nosotros lo llamamos mutton pepper que significa chile cabro. Ajá! Así de picante es!
Bueno pues, la sopa de tortilla y yo apenas nos conocimos hace unos 3 años y fue amor a primera vista! La probé aquí en El Salvador en un restaurante "mexicano" que en realidad vende versiones salvadoreñas de comidas mexicanas... pero versiones muy buenas por cierto.
Obviamente me obsesioné por aprender a preparar la sopa de tortilla y mis comensales siempre estuvieron felices con el resultado...menos yo.
No me conformo tan fácilmente con los sabores que dejan tan grato recuerdo en mis papilas gustativas, así que cada vez que hice una sopa de tortilla, era una receta distinta.
En el colegio donde trabajo, la empresa que nos ofrece el servicio de alimentación, hace una sopa de tortilla de chuparse los dedos! Todos los viernes, desde que la descubrí, ese fue mi almuerzo. Les insinué dos veces que me encantaría tener la receta pero obviamente no solo no me la dieron, sino que además me desviaron la conversación con razones y temas absurdos, así que no volví a insistir.
Obviamente, eso solo hizo que yo me obsesionara con la idea de poder preparar una sopa de tortilla tan buena como esa, para que mi familia también la pudiera probar los fines de semana cuando estoy con ellos.
La receta que voy a compartirles hoy, es el resultado final de mis inventos en la cocina, una con la cual si estoy satisfecha y feliz. Quizá no sea ni remotamente como son las sopas de tortilla allá en México, pero es muy sabrosa.
Esta sopa obtuvo de mi esposo el comentario de "baby, esta sopa la tienes que subir a tu blog de cocina, qué bárbara! que sopa más rica!" y mi hijo me dijo "mita, esta es la mejor sopa que he tomado en mi vida!" Claro, él solo tiene 20 años pero yo le acepto el cumplido...cuando tenga el doble sabrá que ahorita le faltaban muchas más sopas por probar.
A cocinar pues!

INGREDIENTES:
8 tomates pera, maduros (les llaman tomates para cocinar también)
1 cebolla blanca pelada y partida a la mitad
1 chile jalapeño
1/2 sobre de crema de espárragos
1/2 taza de mantequilla/crema/natilla
1/2 barra de margarina
3 cucharas de harina de trigo
8 tazas de agua
sal y pimienta al gusto
10 tortillas del día anterior
3 aguacates maduros en trocitos
queso rallado de preferencia de algún tipo que derrita

PROCEDIMIENTO:

1) Cortar las tortillas en tiritas y freírlas bien. Colocarlas tiritas fritas en un plato con papel toalla para que absorba el exceso de aceite. Dejar aparte.


2) Asar los tomates, la cebolla y el jalapeño. Yo probé poniendo los tomates sobre un sartén y directamente sobre el fuego... prefiero hacerlo directamente sobre el fuego para los tomates y el chile, para la cebolla prefiero sobre el
sartén (o un comal). Confíen en mí, asar los ingredientes mencionados, le da otro sabor.

3) Una vez asados, hay que retirar la piel del tomate y el chile. El tomate estará tan fácil de pelar, que con las mismas pinzas que usé para darles vuelta sobre el fuego las pude pelar. Solo se sujeta un pedacito de piel con las pinzas y se hala. Con el chile, ponlo en una bolsa de papel o una de plástico para que se sude unos minutos. Luego tomas un cuchillo de mesa y raspas con él la piel quemada. Luego abres el chile y retiras las semillas para que no pique mucho...a menos que te guste bien picante.


4) Se colocan los ingredientes asados en la licuadora con unas 2 tazas de agua, licuas. En un recipiente aparte, echas una taza de agua fria y mezclas la crema de espárragos revolviendo bien con un tenedor.

5) En la olla que usarás para la sopa, pones a derretir 1/2 barra de margarina a fuego medio y luego le agregas 3 cucharas de harina de trigo. Se formará una pasta en la olla que deberás revolver constantemente durante 2 minutos. Solo queremos sacarle ese sabor a harina para que la sopa no termine con ese sabor.

6) Ahora le agregas lentamente y revolviendo constantemente, el licuado de tomates, la crema de espárragos, una cucharita de pimienta y el restante de agua, y dejas hervir. Tendrá un colorcito anaranjado y estará un poco espeso. Cuando haya hervido unos 7 minutos, pruebas la sopa y decides si necesitas agregar sal o no.

7) Apagas la estufa y le echas la mantequilla/crema/natilla, la mezclas bien y listo para servir.


A la hora de servir la sopa, pones tu caldo en el plato sopero, echas un puñado de tiritas fritas de tortilla, unas 3 cucharas de trocitos de aguacata y queso rallado a tu gusto...

Listo! Que lo disfrutes!


Pizza de espagueti



Hice unos espaguetis el otro día y me sobraron. Los guardé en la refri y ahora quiero comerlos antes que se pongan viejos y nadie los quiera comer.
Pues, lo más fácil sería solo calentarlos y ya pero yo haré otra cosa, haré una deliciosa pizza de espagueti.
Este plato lo aprendí de Rachel Ray.
Es tan sencillo y fácil de hacer que es increíble! Lo he preparado tantas veces ya que he perdido la cuenta y quedo bien con todos siempre.

INGREDIENTES:
Espaguetis ya cocidos y en su salsa que hayan quedado del día anterior.
2 huevos bien batidos
1 taza de queso que derrita (el de tu preferencia), en esta receta usé queso cheddar, mozzarella y requesón y los mezclé todos juntos.
1/2 barra de margarina

PROCEDIMIENTO:


1) En un recipiente echas tus espaguetis, los huevos y el queso y lo mezclas bien.

2) Luego pones una sartén a calentar y le echas 1/4 de barra de margarina para que derrita.

3) Echas los espaguetis ya preparados en el sartén y dejas que se cocine el huevo. El fuego debe estar lo más bajo que permita tu estufa. El huevo es fácil de quemar así que no pongas el fuego alto. Se tardará entre 12 y 15 minutos.

4) Usando una tapadera de olla o un plato grande, le das vuelta y lo dejas cocer por el otro lado. Este lado tardará menos... unos 8 o 10 minutos en total. Ambos lados quedarán de un color más dorado y el espagueti se pondrán un poco tostado.

5) Ahora pártelo en pedazos como se parte la pizza y sírvelo con ensalada fresca y pan con ajo.

6) Pon a tostar piezas de pan en el broiler de tu estufa; parte un diente de ajo grande por la mitad; cuando esté listo el pan por ambos lados, sácalo del broiler y pásale el diente de ajo, por el lado partido, a cada pieza y úntaselo bien (el ajo se irá derritiendo y encogiendo) y luego le pones mantequilla...

...listo!!! A comer se ha dicho!!!

Las Enchiladas de Lorna


Este es uno de esos platillos que trae recuerdos infantiles al corazón y sonrisas al rostro.
Mi mami hacía estas enchiladas...en realidad, no sé si son enchiladas o no (quizá el nombre más apropiado debería ser tostadas) pero como mi madre las llama así, este será el nombre que les daré: enchiladas!
Por qué de Lorna? Porque yo las hago un poquito diferentes a mi madre, los ingredientes siguen siendo los mismos, solo la forma de prepararlos ha variado un poco.


INGREDIENTES:

15 tortillas de maíz, fritas
5 papas grandes hervidas con sal
1/2 cabeza de repollo finamente picado (se puede calcular 1/2 taza de repollo picado por cada tortilla frita) y pasado por agua hirviendo. Lo dejo en el agua hirviendo solo 10 minutos y luego lo escurro bien.
1 cebolla morada grande en rodajas
6 tomates peras (tomates de cocina) en trozos
2 dientes de ajo
sal
pimienta
1/2 taza de salsa de tomate ketchup
3/4 barra de margarina
3 huevos hervidos y en rodajas
queso blanco rallado (en El Salvador a este queso lo llaman "queso duroblando")

PROCEDIMIENTO:

1) Empezaremos preparando la salsa, o tomatada como la llaman aquí en San Miguel, y la haremos de la forma más fácil que puedan pensar. En una ollita pondremo 1/4 de barrita de margarina a derretir, luego le ponemos la cebolla en rodajas a sofreir por un minuto, revolviendo constantemente. Agregamos los trozos de tomate (no importa si son grandes o pequeños, ya que se van a deshacer en una rica salsa), sal y pimienta al gusto, y los dientes de ajo así enteros.
Tapamos la olla y la dejamos cocinar a fuego medio aproximadamente unos 20 o 30 mins. No vamos a agregarle agua, el líquido será todo de los tomates. Apagamos la salsa o tomatada y la dejamos ahí lista con los demás ingredientes.

2) Se fríen las tortillas hasta quedar doraditas. Se colocan en un platón o recipiente con papel toalla para absorberles el exceso de aceite.

3) Se les bota el agua a las papas, se machacan bien hasta hacerlas puré, se les agrega la margarina y la salsa ketchup, y se mezcla bien. El puré tendrá un un color rosado o anaranjado suave.

4) Se unta una capa del puré de papas en cada tortilla.

5) Luego se le pone encima un puñado de repollo picado (aproximadamente 1/2 taza).

6) Encima del repollo se le echa una o dos cucharas de nuestra rica salsa o tomatada.

7) Sigue el queso rallado.

8) Por último, ponemos una deliciosa y bonita rodaja de huevo duro encima...

(En la última foto se ven los pasos para ensamblar las enchiladas, empezando por la primera tortilla a la izquierda que está enfrente y seguir el sentido de las manitas del reloj)

...y listo!!! A comer!!!

Baleadas hondureñas

La Baleada es un plato típico hondureño a base de tortillas de harina, frijoles fritos, mantequilla blanca y queso rallado. Recientemente, este plato ha evolucionado un poco y algunos gustosos le agregan tiritas de pollo, o huevo picado, o chorizo, o tiritas de aguacate. La verdad es que originalmente el platillo es sencillo y no lleva nada de eso. A mí me gusta el platillo original y sencillito. No le agrego nada pero para gustos los colores!

Si lo quieres probar con esos otros ingredientes, adelante! Luego me comentas qué te pareció, si te fue bien o tuviste algún problema, si?

Empezaremos haciendo las tortillas de harina.

Ingredientes:
4 tazas de harina de trigo,
1 barra de margarina derretida y
1 cucharadita de polvo para hornear,
1 taza (aprox) de agua tibia
y un recipiente para mezclar la masa.
NOTA: Esta receta me la enseñó doña Paula Molina de Corrales hace aprox unos 12 años y es la única que de veras me ha servido.

Procedimiento:
1) Se mezclan todos los ingredientes juntos hasta formar una masa firme y suave. Esta masa se despega del recipiente y de los dedos, quizá te recuerde un poco a la masa de plastilina en la escuela.

2) Luego, se corta la masa en trozos pequeños y se empiezan a formar bolitas. El tamaño de las bolitas es opcional. Dependerá de si tienes un comal o sartén lo suficientemente grande para hacer las tortillas. Particularmente, me gustan las tortillas algo grandes y
bien delgaditas así que hago las bolitas de modo que caben en la palma de mi mano.

3) Las bolitas se colocan en una bandeja o superficie limpia y aceitada para que no se peguen. Dejar reposar durante 10 o 15 minutos. En algunos climas o altitudes quizá sea necesario dejarlos reposar unos 30 mins. Consejo: untar aceite sobre las bolitas ya listas para que no se resequen mientras reposan ni se resquebrajen al hacer la tortilla.

4) Mientras las masitas reposan, hay que empezar a preparar los frijoles fritos:
1 cebolla morada picada,
3 dientes de ajos picados,
Hay que sofreír la cebolla con dos cucharadas de aceite vegetal, sal y pimienta al gusto. Cuando la cebolla se empiece a dorar, echar el ajo picado y revolver bien todo junto mientras sigue sofriendose, durante unos 30 segundos. El ajo se quema rápido y si se te quema, se pondrá amargo y te dañará la comida así que hay que cuidarla de cerca.

5) Inmediatamente despues se echan 3 o 4 tazas de frijoles rojos ya cocidos y sazonados, con su caldo en tu sartén con la cebolla y el ajo.
Yo no licúo los frijoles, prefiero machacarlos, pero tu puedes licuarlos si gustas.

6) Para hacer las tortillas, untas aceite sobre una superficie plana y limpia y empiezas a estirar cada bolita del centro hacia afuera y de forma circular.

7) Pones tu comal a calentar pero lo mantienes de fuego medio a suave. Una vez que empiezas a hacer las tortillas, el proceso es rápido.
Pones tu tortilla que ya estiraste en el comal y te esperas unos 30 segundos para darle vuelta. Se verá así:
Le das vuelta y esperas unos 15 o 20 segundos para darle vuelta de nuevo. En esta última vuelta, solo tomas una toalla de cocina limpia que solo usarás para eso y la apretas suavemente sobre ese lado para que la tortilla se sople.

8) Cuando terminas de hacer todas tus tortillas, empieza a armar tus baleadas:
Coloca una tortilla sobre un plato, untale una capa fina de tus frijoles fritos, luego agrega mantequilla blanca (crema o natilla, como lo llames tu) a tu gusto, encima le pones queso rallado a tu antojo y doblas la tortilla a la mitad.

Listo! Esa es una baleada. Ya te la puedes comer.

Pumpkin Cake, Queque de ayote (calabaza)


Pumpkin cake o queque de ayote es un postre muy común en Las Islas de la Bahía. Creo que todo isleño, en especial las mujeres, saben preparar este postre aunque dudo mucho que alguien tenga una receta. Este postre es una de esas cosas que se hacen a "puro ojo", un poquito de esto y otro de aquello, lo probamos y si nos gusta va...es simplemente algo que pasa de generación en generación y por boca o por haber visto a la abuela como lo prepara.

Yo me puse a hacer esta receta de esa forma solo que con cantidades muy inferiores a lo que acostumbro, solo para poder medir los ingredientes y tener la receta. El resultado fue excelente! Me quedó mejor que lo esperado así que aquí les va:

Ingredientes:

1 ayote pequeño, ya maduro y de unas dos libras más o menos.
1 lata de leche condensada,
3/4 tazas de azúcar morena
2 tazas de harina de trigo
1 barrita de margarina
1 pizca de sal

Procedimiento:
1) Partir el ayote en pedazos fáciles de manejar. Trozos medianos está bien. Con una cuchara rasparle las semillas y los hilos verdes que tiene hasta dejarlo limpio.

2) Colocar los trozos dentro de una olla con aproximadamente 2 tazas de agua para que no se nos pegue, con la parte de la carnita hacia abajo. Cocinar a fuego lento durante aproximadamente 30 minutos.
Cuando el ayote está listo, puedes insertar un tenedor fácilmente y está tan
suave que se despega fácilmente de la cáscara.
Yo prefiero hacer el queque cuando el ayote está caliente, recién cocido. De esa forma, evito tener que usar un machacador o batidora eléctrica para poder dejar el ayote hecho puré y solo utilizo un batidor de mano. Además, la margarina se derritirá con facilidad.

3) Bien, con una cuchara retiro de la cáscara toda la carnita del ayote cocido y lo coloco en un recipiente.
OJO: el ayote está caliente así que usaré una toalla de cocina limpia para sostener los trozos de ayote y no quemarme.

4) Encender el horno a 300 grados F o 165 grados C para que vaya calentando.

5) Me saldrán unas 3 tazas de ayote cocido. Con un batidor de mano lo revolveré bien hasta que me quede hecho puré; le añadiré 3/4 de barrita de margarina y lo revolveré
para que se derrita e incorpore bien.
Luego añado el contenido completo de la lata de leche condensada (aprox 12 onzas). Necesito que mi queque de ayote tenga leche, pero no se la pondré líquida porque tendré una mezcla muy húmeda; así no la quiero.

6) Luego añado 3/4 taza de azúcar morena (esta es la única clase de azúcar que yo uso, si lo prefieren pueden usar azúcar blanca) y lo mezclamos todo bien.
Luego agrego 2 tazas de harina pasándolas por un colador primero, porque podría tener grumitos que no quiero en mi mezcla.

7) Lo mezclo todo bien y agrego una pizca de sal. Cuánto es una pizca de sal??? Yo no sé. Puede ser 1/8 o 1/4 de cucharita. No más de eso.
Es indispensable recordar poner la pizca de sal a los queques porque, de lo contrario, quedan desabridos y quien los prueba tiene la sensación que no les pusiste suficiente azúcar, cuando en realidad lo que le hizo falta fue sal, como resaltador de sabor.

8) Ahora, con la margarina que me sobró, engrasaremos un molde para queque de aprox 8 pulgadas de diámetro o un poco más pequeño, le agregaremos luego unas 2 cucharadas de harina y le daremos golpecitos al molde para que la harina se adhiera a la margarina y el molde nos quede engrasado y enharinado muy bien.

9) Ahora colocamos la mezcla dentro del molde y el molde dentro del horno.
Lo dejamos hornear durante 1 hora y 20 minutos.
NOTA: otra vez, dependiendo de la altura y el clima y tu tipo de horno, esto podría variar: unos minutos menos o unos minutos más.
Para estar seguros que el queque está listo, le daremos un ligero toquecito con la mano en el centro, debe sentirse firme.
Además de eso, el queque estará despegado de las orillas del molde.
Dependiendo del ayote, si es uno bien anaranjado (como a mi me gustan) tendrá un colorcito café dorado encima. En el caso que sea amarillo, será un amarillo más oscuro simplemente. Si es de los que son verdes, se verá bien oscuro pero el sabor seguirá siendo el mismo..

Ahí lo tienes! Disfrútalo con un rico vaso de leche!

Las Alitas de Ali

Te gustan las alitas de pollo??? A mí me encantan!!! Las he llamado las alitas de Ali porque mi hermana me dice Ali...en la escuela me decían "alita de pollo" así que pensé en tener un poco de humor con esto.Sin el más mínimo de falsa humildad, he de decirte que estas alitas son un hit cada vez que los hago. No te arrepentirás de probarlas, te lo garantizo! Bueno, a menos que seas vegetariano.
En mi casa, gracias a Dios, soy profeta así que tengo ganado ese terreno. Ahora que vivo con una amiga en San Salvador, hemos hecho de algunos jueves al mes, nuestro jueves de alitas en casa de mi amiga, a ellos les encanta acompañadas de cerveza y nos reunimos a comer, reir, charlar y karaokar.
También son excelentes para un almuerzo dominguero, sentados frente al televisor viendo deportes. Aquí va la receta:

INGREDIENTES:
24 alitas de pollo
2 tazas de salsa barbacoa de tu preferencia
3/4 taza de miel de abejas
3 cucharas de harina de trigo
ajo en polvo
pimienta negra molida
sal
chile picante de tu preferencia
aceite para freir


PROCEDIMIENTO:
1) Preparamos la salsa para nuestras alitas y la dejamos lista en un recipiente hondo:
mezclamos bien la salsa barbacoa, la miel de abejas, 1 cucharita de ajo en polvo (mucho ojo, NO es lo mismo que sal de ajo), 1 cucharita de pimienta y 2 cucharitas de chile picante (o más si gustas).

2) Ahora preparas el condimento del pollo y lo dejas en un recipiente pequeño hasta que lo necesites: 2 cucharitas de pimienta negra molida, 1 cucharita de sal y una cucharita de ajo en polvo.

3) Ahora preparamos el pollo: Le quitas las puntas a las alitas y se las das a tu gato o al chucho, pero esas no las quieres.

4) Partes las alitas por mitades y lo colocas en un recipiente con agua y jugo de limón, las lavas bien con esa agua; luego botas el agua y escurres bien las alitas. Sécalas bien con papel toalla.

5) Pones mucho aceite a calentar. En inglés te diría que vamos a "deep fry" las alitas...como no se como se dice en español, te diré que las vamos a freir en mucho aceite.

6) Espolvoreas el condimento de las alitas sobre ellas, le das un rico masajito para que se incorpore bien en todas las alitas. Al final, tomas unos 3 cucharas de harina y se las espolvoreas encima revolviendo bien las alitas. Se sentirán un poco pegajosas, no te preocupes, eso se volverá tostadito al freirse.

7) Para saber cuándo está listo el aceite, yo coloco la punta de una cuchara de madera dentro del aceite. Cuando el aceite está listo, al hacer esto, se forman burbujitas al rededor de la cuchara de forma inmediata y en abundancia. Esa es mi señal!

8) Colocas las alitas en el aceite caliente y las dejas freír unos 10 o 15 minutos. Esto depende del tipo de estufa que tienes (algunas son más lentas que otras) y del clima o la altitud en la que vives también, así que no te preocupes si te tardas más tiempo que eso.

9) Cuando están listas, se verán doraditas, las colocas en un platón o recipiente con papel toalla para que este le absorba el exceso de aceite.

10) Ahora que ya están listas, échalas en tu recipiente con la salsa y con un tenedor dales vueltas hasta que todas queden bien cubiertas.


Listo! Buen provecho!!!

Chili Beans (Frijoles con carne picantes)

No recuerdo cuando fue la primera vez que probé este plato... pero por alguna razón recuerdo bien el día que mi esposo encontró una receta de este plato y se puso a prepararla tal cual.
El tenía esta fantasía de comer Chili Beans de una lata, calentada directamente sobre un fuego de fogata al aire libre en una noche estrellada a lo cowboy!
Lo más cerca que llegó a esa fantasía, fue las veces que le preparé frijolitos con carne en una sartén pequeña y se lo serví así, en la sartén, con un cucharón para que se los comiera. Los disfrutó como si por servírselos en una sartén con cucharón tuvieran mejor sabor.
Obviamente yo no me iba a quedar atrás (no puedo permitirme el lujo que mi esposo pueda preparar algo que yo no) y terminé teniendo mi propia receta de los Chili Beans que ahora comparto con uds. Se van a chupar los dedos!

INGREDIENTES:
2 lbs de frijoles blancos ya cocidos, con su caldo y con sal
1 lb de carne molida
3 tazas de salsa barbacoa (de tu marca preferida)
3/4 taza de miel de abejas
1 cebolla morada grande en trocitos
2 dientes de ajo finamente picados
4 hojitas de laurel enteras
1 manojito de perejil de hoja lisa, picado
6 tomates pera (o tomates de cocina) en trocitos
1 chile dulce en trocitos
2 chiles jalapeños, en rodajas con todo y semillas (si no te gusta muy picante, retírale las semillas, ya que es ahí donde se encuentra la mayor concentración de capsaicina que es lo que pica del chile)

PROCEDIMIENTO:
1) En una olla grande, poner 3 cucharas de aceite a calentar; añadir un poco de la cebolla y de chile dulce a sofreir con sal y pimienta al gusto y las hojitas de laurel, cuando la cebolla y el chile empiecen a ponerse transparente, agregamos el ajo y, revolviendo constantemente, lo dejamos sofreir durante otros 30 segundos.

2) Agregamos la carne molida, la revolvemos bien con los ingredientes para que empiece a cocinarse y adquiera todo ese sabor. Agregamos sal y pimienta al gusto a nuestra carne y seguimos revolviendo. La carne está lista cuando ha consumido todo el líquido que suelta en el proceso y empieza a dorarse. Retiramos las hojitas de laurel y procedemos con el resto de nuestra receta.

3) Ahora agregaremos la cebolla, el chile, los tomates y el jalapeño a la carne, junto con la salsa barbacoa, la miel de abejas. Revolvemos bien todos los ingredientes y agregamos el caldo de los frijoles para formar con todo ello una deliciosa salsa.

4) Ahora solo nos toca agregar los frijoles, tapar la olla y dejar cocer a fuego medio durante 30 minutos, revolviendo ocasionalmente y, cuando se ha terminado de cocinar, apagamos la estufa y le agregamos a nuestro Chili Beans, el perejil picado. Lo revolvemos bien y dejamos que el calor de los frijoles absorba el delicioso aroma y sabor del perejil a nuestro platillo, y 

Listo!!!


A comer se ha dicho! Buen provecho!

Pipianes Paola

Paola es una de mis mejores amigas a quien conocí en mi antiguo trabajo...era mi supervisora. Por cosas de la vida y motivos estrictamente laborales, ahora vivo en su casa en San Salvador durante el año escolar y entre semana. Ella me enseñó a preparar estos deliciosos pipianes. Es un plato tan ridículamente fácil de preparar y tan delicioso que no sé cómo no lo había comido antes. En noches en las que compartimos nuestra compañía, solemos preparar estos pipianes y comer sólo eso de cena.
Por si acaso hay alguien que no sepa que es un pipian, aquí les dejo la foto, quizá se llame distinto en su país.

Pipianes
He aquí la receta!

INGREDIENTES:

6 pipianes pequeños en rodajas
1 cebolla blanca grande en rodajas
2 cucharas de margarina
1 manojito de perejil de hoja lisa, picado
1 taza de mantequilla blanca/crema/natilla
3/4 taza de queso blanco rallado (queso duroblando es el que uso aquí en El Salvador)
sal y pimienta


PROCEDIMIENTO:

1) Lavas bien los pipianes, les cortas y botas las puntas y los cortas en rodajas no muy delgadas.

2) En un sartén colocas las margarina para que derrita; luego le echas las rodajas de cebolla y revuelves bien durante un minuto, con sal y pimienta al gusto. NOTA: por estética, es mejor usar la pimienta blanca. La pimienta blanca es la misma que la negra, solo que se pone blanca cuando está madura. No pasa nada si le pones pimienta negra, es el mismo sabor.

3) Pasado el minuto, agregas las rodajas de pipian y lo revuelves constantemente mientras se cocinan. Adquirirá un color más tierno o medio amarillento cuando se cocine. Estará más suave que cuando lo agregaste ya que el tenedor lo podrá penetrar más fácilmente, pero lo quieres siempre con un pequeño crujir o crunch cuando lo muerdas. No lo quieres excesivamente suave. Este proceso de cocción puede tardarse unos 15 minutos mas o menos.

4) Cuando están listos los pipianes, apagas la estufa, echas el perejil picado y mezclas, echas la mantequilla/crema/natilla y el queso rallado y mezclas bien.

Listo!!! A comer!!! Que lo disfrutes!!!

Lentejas, vendo mi primogenitura

Desde pequeña escucho a mi padre llamar a las lentejas el plato de "la primogenitura" haciendo alusión a la historia bíblica de Esaú y Jacob.
Por esa misma historia, cada vez que pienso en lentejas, pienso inmediatamente que es un plato muy delicioso, exquisito, supremo, algo por lo cual vale la pena vender la primogenitura.
Pues soy la primogénita así que viene al caso el título de mi receta.
Espero que les quede tan sabrosa como para "vender su primogenitura" por ella.





Para ello van a necesitar:
7 onzas de lentejas, aproximadamente 1 taza
1 cebolla blanca pequeña, picada
1/2 chile dulce, picado
2 dientes de ajo finamente picados
2 sobresitos de sazonador o consomé de vegetales
1 manojo pequeño de perejil de hoja lisa
2 cucharas de aceite
sal
pimienta

PROCEDIMIENTO:

1) En una olla pequeña, colocar el aceite a calentar, echar la cebolla y el chile a sofreír con sal y pimienta al gusto; cuando se ponga transparente la cebolla, echarle el ajo picado y dejar sofreír unos 30 segundos revolviendo constantemente para que no se queme el ajo.

2) Echar las lentejas, previamente escogidas que no tengan piedritas ni basuritas, y revolver bien con el sofrito durante unos 5 minutos hasta que se hayan mezclado bien los sabores.

3) Colocamos 5 tazas de agua en la olla, agregamos el sazonador o consomé de verduras (no usaremos más sal que la que trae el consomé o sazonador), tapamos la olla y dejamos cocer durante una hora más o menos a fuego medio.

4) A la hora, probamos una cucharita de nuestras lentejas y, si ya están suaves, apagamos la estufa.

5) Procedemos a echarle las hojitas de perejil de hoja lisa picada, revolvemos y dejamos que el calor de las lentejas marchite las hojitas permitiendo así que el sabor y el olor se mezcle con lo demás y nos de un sabroso plato de lentejas.




Listo! A comer, buen provecho!