Comida casera, deliciosa, sencilla y fácil de preparar. Bienvenido!

viernes, 29 de julio de 2011

Berenjena frita con salsa de tomate

Desde que aprendí a disfrutar de la berenjena, no me canso de prepararla y me encanta aprender nuevas formas de prepararla!
Mucha de mi comida es frita, lastimosamente, por eso estamos como estamos...tomo responsabilidad, pero la comida más rica no necesariamente es tan saludable tampoco, cierto?
Este plato, bien puede servirse como plato principal y es fantástica para los vegetarianos o los que, por A o B, deben seguir una dieta vegetariana por un tiempo y no saben qué comer.
Muchos de mis amigos asumen que la comida vegetariana se resume a comer ensaladas frescas todo el tiempo y, la idea de tener que preparar platos vegetarianos, les asusta.
Yo fui vegetariana por unos años durante mi adolescencia...lástima que por aquel tiempo no me hacían comer berenjena ni a palos y no sabía de esta receta en particular.
Ahora que la conozco la hago bastante seguido, pero, como no he vivido con mi familia durante 10 meses más o menos y hasta ahora que estoy de vacaciones también estoy de cocinera, mi familia tenía como un año de no probarla. Hoy que la hice, se han deshecho en halagos!
Es una de mis grandes satisfacciones: soy profeta en mi propia tierra!
A mi familia le encanta lo que les cocino y no hay mejor motivación que esa para cocinar.
Mi esposo y mi hijo se atrevieron a decirme que esta berenjena en particular, es más rica incluso que el pescado.
No estoy de acuerdo pero como halago se los acepto. Yo amo el pescado y amo la berenjena pero son dos cosas muy, pero MUY diferentes. No sugiero que esto pueda sustituir la carne porque no se parecen si quiera, pero para un vegetariano, este es una muy buena opción de plato principal. Lo fue en mi casa este día y fue todo un éxito! Ya lo era antes pero, después de tanto tiempo de no cocinar para ellos y no probarlo, hoy se dieron gusto.
Que les aproveche también a UDS!

INGREDIENTES:

3 berenjenas saludables y medianas
1/2 taza de harina de trigo
1 huevo
1/3 taza de leche
3/4 taza de migajas de pan o empanizador de su preferencia
1 cucharita de ajo en polvo
sal y pimienta al gusto

PROCEDIMIENTO:

1) Se cortan las puntas de la berenjena y se descartan. Cortamos las berenjenas en rodajas de aproximadamente 1 cm de grosor.

2) Se colocan las rodajas en una bandeja y se les echa abundante sal, de modo que TODAS las rodajas tengan sal. Se dejan estar así por unos 10 o 15 minutos más o menos. Tiempo que usaremos para preparar el empanizado.

3) En un recipiente colocamos la harina, sal, pimienta y ajo y revolvemos bien. En otro recipiente batimos bien un huevo y le agregamos leche y batimos bien. En otro recipiente colocamos nuestras migajas de pan o el empanizador de su preferencia. Algunas marcas de pan venden bolsitas de migas de pan y algunas de esas marcas te venden las migas de pan con hierbas y sazonadores. Yo uso las migas de pan simple.

*Si me sobran migas de pan y/o harina, solo las pongo en bolsitas plásticas que anudo o sello bien y las coloco en el congelador para la próxima vez que necesite empanizar algo.
4) Cuando tengamos ya todo listo y haya pasado ya algún tiempo, notaremos que la berenjena ha soltado agua y se ve llorosa. En ese momento, lavamos la berenjena y la secamos con una toalla limpia de cocina o papel toalla.

5) Colocamos suficiente aceite para freir en un sartén y ponemos a calentar. Mientras tanto, empanizamos la berenjena de la siguiente manera: pasamos cada rodaja por la harina, que se adhiera bien a ambos lados y las orillas de ser posible; luego pasamos las rodajas enharindas por el huevo, que se moje completamente; finalmente lo ponemos en el empanizado y lo cubrimos completamente. Ese será el proceso de empanizar: 1) harina, 2) huevo, y 3) empanizador. Es casi la única forma que uso para empanizar cualquier cosa.

6) Freimos cada rodaja empanizada y las vamos colocando en un platón con papel toalla para absorber el excedente de aceite y luego, cuando lo servimos, le ponemos encima la salsa de tomate. Has tu receta favorita de salsa de tomate.

7) Salsa de tomate sencilla y sin presunciones: en una ollita coloco un sobre de salsa de tomate básico, media barrita de margarina, agua, sal, pimienta, ajo en polvo y tomillo molido al gusto. Dejar hervir y dejar a un lado.

Puede ser acompañado de arroz, lentejas y ensalada fresca o vegetales en escabeche.

Listo! Disfruten!

jueves, 28 de julio de 2011

Pan Frito

Alguien quiere pan frito para la cena???Que puedo comentarles de este plato??? Bueno, no hay nada sofisticado al respecto, es sencillo y rápido de hacer y saca del apuro en esas cenas en las que no tienes pan o tortilla disponible.
Es muy rico pero no califica como postre en realidad... es más un tipo de acompañante, por sí sólo "no brilla" este pancito.
Yo lo he hecho para acompañar una taza de café o chocolate caliente con leche en esas tardes de lluvia, pero en especial lo he hecho para acompañar la cena.

INGREDIENTES:

4 tazas de harina de trigo cernida
4 cucharitas de polvo para hornear
1/2 taza de margarina (o de aceite si lo prefieren)
1/4 taza de azúcar
1 cucharita de sal
1 taza de agua tibia

PROCEDIMIENTO:

1) Se mezclan todos los ingredientes juntos y se amasan hasta formar una bola de masa uniforme, suave y firme.

2) Luego estiras la masa sobre una superficie limpia y enharinada, con un rodillo también limpio y enharinado. Lo dejas de un grosor aproximado de 1 cm.

Cortas la masa estirada en tiras de 2 pulgadas de ancho aproximadamente y luego cortas de nuevo esas tiras en tres o cuatro partes de modo que te queden pedazos rectangulares de unas 3 pulgadas de largo x 2 de ancho. En realidad, puedes hacerlas tan grandes o pequeñas como lo prefieras.

3) Dejas reposar tus tiras exactamente ahí donde las hiciste. Mientras tanto preparas tu cena... sugiero unos frijoles fritos, huevos revueltos y chocolate con leche.

4) Cuando hayas terminado tu cena sencilla, habrán pasado unos 10 o 15 minutos en los que tus tiritas de masa reposaron y están algo esponjadas...no mucho en realidad. No necesitamos que crezcan al doble por que, en cuanto entren en contacto con el aceite, crecerán.

5) Pones el aceite a calentar. En cuanto esté listo colocas tus rectángulos en el sartén y dejas que frían dando vuelta una o dos veces. Quedarán de un color café dorado muy bonito.

6) Las vas poniendo sobre papel toalla para que absorban el exceso de aceite...

...y listo!!! Buen provecho!

martes, 26 de julio de 2011

Pollo a la barbacoa



Espero que a UDS también les guste este delicioso plato tanto como a mi familia. Es el plato ideal cuando salimos de dia de campo a nuestra finca. Toma bastante tiempo de preparación pero vale la pena totalmente!
No he tenido quejas hasta el momento, solo muchos cumplidos y "ahhh" y "hmmm" todos esos sonidos que indican que alguien está disfrutando mucho.

Mi familia es de 5 miembros y cuando vamos a la finca tengo que pensar en mi cuñado que vive allá... casi siempre él quiere invitar a comer a dos de sus mozos más cercanos. Además, estoy casada con alguien que no mucho entiende que primero debería preguntarme a mí antes de invitar, y no es nada raro que el día que salimos ya para la finca, haya un par de comensales más. Así que mis cantidades son algo grandes porque además, me gusta calcular dos piezas por persona. Uds deberán reducir sus cantidades y ajustarlas a la cantidad de personas que comerán.

Para servirlo, queda a su criterio. Por lo general solo lo sirvo con un chimol (o chismol, o chirimol, o pico de gallo, o como UD lo llame) y tortillas.

INGREDIENTES:

18 piezas de pollo (las de su preferencia, recuerden incluir pechugas para los que no comemos piernas) con todo y piel. La piel nos proporciona un poco de grasa para el sabor del pollo y protección a la hora de cocinarlo.

3/4 bote de salsa barbacoa de su marca favorita
1/2 taza de miel de abejas
2 cucharas de mostaza
3 dientes de ajo
1/2 cebolla
1/2 chile jalapeño
1 manojo pequeño de perejil de hoja lisa
sal y pimienta al gusto

También necesitaremos:
carbón
y papel de aluminio

PROCEDIMIENTO:
1) La noche anterior, colocar todos los ingredientes (menos el pollo, por supuesto) en una licuadora con 1/4 taza de agua y licuar bien. Si no les gusta el jalapeño, simplemente no se lo pongan. Siempre tendrán un sabroso pollo, solo que no tendrá picantito.

2) La salsa ya preparada se la echamos a nuestras piezas de pollo, les damos un rico masajito para asegurarnos que toda esa delicia se incorpore al pollo y procedemos a colocar en un recipiente dentro de la refri a marinar.

*NOTA: Si tienen de esas bolsas plásticas que traen un sellador o ziper, úsenlas en lugar del recipiente. Es más práctico para guardar dentro del refrigerador y porque así, podemos revolver bien las piezas cada cierto tiempo, de modo que todas las piezas quedan cubiertas de salsa y no solo las que están en la parte de abajo. De todos modos, si lo van a colocar en un recipiente, es mejor que sea uno con tapadera para que no se nos reseque el pollo con el frío de la refri y no se nos contamine el resto de los alimentos con olores a pollo; recuerden revolver las piezas de vez en cuando.

3) Siempre es mejor sacar el pollo de la refri por lo menos unos 30 mins antes de empezar a cocinarlos y que estén a temperatura ambiente. En ese periodo de tiempo aprovechamos a preparar nuestra parrilla y encender el carbón que nunca es tan fácil...al menos no para mí. Por lo general quien me hace ese favor es mi esposo así que no me preocupo.

4) Cuando el carbón está listo y caliente, tomo una cebolla partida por mitad y la unto en la parrilla antes de colocar el pollo. Este es un truquito que mi hermana me enseñó y sirve para evitar que se pegue la carne o pollo y como es cebolla, también aportará al sabor y olor. Ahora coloco todas las piezas o la mitad de ellas, dependiendo de la capacidad de mi parrilla y las coloco y dejo que empiecen a dorar y tomar ese colorcito rojizo y café.

5) Cuando están bien doradas todas mis piezas, las voy colocando en pedazos de papel de aluminio de 3 en tres para que sea más fácil de manejar, les agrego de la salsa en la que se
marinó un chorrito y sello bien todo el pollo dentro.
6) Vuelvo a colocar el pollo, ahora envuelto en aluminio, sobre la parrilla y dejo que se termine de cocinar. Si el carbón se está terminando, lo dejo justo encima, si todavía tengo bastante y está bien caliente, alejo la parrilla del carbón de modo que se termine de cocinar "a fuego lento".

*NOTA: Poner el pollo en el aluminio permite que nos quede muy pero muy jugoso. Determinar cuando está listo requiere de prueba y error: con un cuchillo fino se parte una pieza hasta el hueso para comprobar que ya no hay sangre presente, por lo general en la parte más carnosa. Con el tiempo, sabes más o menos cuánto tiempo toma para que se cocine. Debo confesar que yo NO siempre lo hago así... simplemente porque tengo un ejército de desesperados que andan rondando el área y me ponen nerviosa así que lo dejo directamente sobre la parrilla aunque se queme la piel...total a nadie le gusta la piel de pollo en mi casa. Pero mi consejo honesto es que lo pongan en aluminio y lo dejen cocinar así, verán que la diferencia es grande.

Listo! A chuparse los dedos pues!!!