Comida casera, deliciosa, sencilla y fácil de preparar. Bienvenido!

lunes, 8 de agosto de 2011

Granola


De los muy pocos platos deliciosos que además son nutritivos que publicaré en mi blog, la granola por el momento es la única receta que tengo.
Este es un cereal muy delicioso, nutritivo y que satisface el apetito más feroz. No sé por qué no es popular aquí en El Salvador, pero hasta el momento ninguno de mis amigos y conocidos salvadoreños, sabe lo que es la granola...lo que es un poco problemático a la hora de comprar uno de los ingredientes principales: el coco seco y duro.

La foto del producto ya terminado, no le hace justicia...creo que esta receta será para los que ya conocen el sabor o para los aventureros.


Aquí no lo usan así que tampoco lo venden. Es muy difícil de encontrar y, los vendedores en su afán de vender, siempre preguntan "y para qué lo quiere?" cosa que nunca me sirve de nada porque no tienen ni la más mínima idea de lo que es la granola...y tratan de adivinar lo que es y de venderme un coco que aun no está lo suficientemente seco y duro.


Por alguna razón que no estoy segura cuál sea, mis amigos adventistas de cualquier nacionalidad, suelen saber lo que es la granola y les gusta, así que aquí les dejo la receta por si se animan...y en especial para mis amigos adventistas que ya me la han pedido antes.
Sugiero que, al servirse el tazón de granola, nunca lo llenen, una vez humedecido con la leche, este cereal como que se multiplica en el tazón y luego no te lo puedes acabar...y una vez le echaste la leche o te lo comes o lo botas porque al guardarlo se vuelve una masa muy desagradable.
Feliz desayuno!!!



INGREDIENTES:
2 cocos secos y duros
2 bolsas de avena simple (de 400 grs cada uno)
1 lb de dulce de panela ya raspada o rayada (mi mami lo llama rapadura)
2 tazas de germen de trigo
2 tazas de nueces o semillas mixtas bien picadas (las de tu preferencia, yo utilizo mani, semilla de marañón y almendras)
1 barra de margarina derretida
pasas al gusto

PROCEDIMIENTO:
1) Se rayan los cocos por la parte más gruesa del rayador;


2) Se mezclan muy bien el coco rayado con todos los demás ingredientes a excepción de las pasas. La margarina sirve para darle un poquito de humedad y para ayudar a que los ingredientes se peguen un poco entre sí. Si compras las semillas o nueces de las que vienen ya saladas, no es necesario agregar sal, de lo contrario, debes agregar 2 cucharitas de sal a toda la mezcla.

3) Se coloca la granola en moldes para hornear y se meten al horno a 300 grados F o 150 grados C durante aproximadamente 1 hora y media a dos. (La mía se hizo en 1 hora y 45 mins)


*Debes tener el cuidado de revolver muy bien la granola cada 20 mins más o menos...así no se te pega y se cocina de forme uniforme sin hacer pelotitas de granola.

4) Cuando esté lista la granola, tendrá un color café y estará seco. Debes dejar enfriar y luego puedes guardarla en un recipiente grande del cual te irás sirviendo en las mañanas al desayunar o en bolsitas de las que se sellan y guardarlas en el congelador e ir sacándolas a medida se te va terminando. Claro, recordando sacarlo del congelador la noche anterior, no querrás comértelo congelado.

*Cuando esté frio, puedes agregar las uvas pasas y revolverlo bien en toda la granola. El mio no lo tiene porque en mi casa, las uvas pasas no tienen venta. No les gusta.

Listo!!! Sírvelo con leche y disfruta de un muy buen desayuno!!!

Polenta Lasagna




La polenta es un tipo de harina de maiz que en realidad no se parece mucho a la harina. Es como que hubieran triturado muy bien el maiz hasta que quedan unos granitos muy pequeñitos.
Se utiliza mucho para acompañar la comida y se prepara como si
fuera un cereal.La receta que voy a compartir hoy, la aprendí de uno de los chefs que tanto admiré de mi canal de cable favorito, hace años en Costa Rica. No recuerdo cuál chef lo preparó (pudo haber sido Paula Dean, Alton Brown o Rachel Ray... pero me inclino a pensar que fue alguno de los dos primeros). Yo lo he hecho ya muchas veces a mi estilo siguiendo los pasos que aprendí en aquel momento.


Es un plato muy apetecido en mi casa y NO es un plato principal pero se lleva siempre el aplauso. Lo uso como guarnición (palabra que aprendí hace apenas una o dos semanas y que debo usar para que no se me olvide) en sustitución del arroz o las papas.
Suelo tener algún tipo de almidón en mi plato y, cuando hago la polenta lasagna, la sirvo con carne o pollo y una rica ensalada.
La razón por la que la llamamos lasagna, es porque lleva queso y salsa de tomate, ni más ni menos.

INGREDIENTES:
1 1/2 tazas de polenta
3 1/2 tazas de leche
3 cucharas (aprox) de cebollina finamente picada
3 dientes de ajo finamente picada
1 chile jalapeño finamente picado
1 puñito de perejil liso finamente picado
1/2 taza de harina de trigo
1 lb de quesillo rallado (u otro tipo de queso, de los que se derriten, como el mozzarella)
sal y pimienta al gusto


PROCEDIMIENTO:
1) Se coloca la leche en una olla a hervir y se le agrega la cebollina, el ajo, perejil, sal y pimienta.




2) Cuando está hirviendo, se le echa la polenta, revolviendo constantemente durante 2 o 3 minutos hasta que esté cocido y espeso. Se apaga la estufa.

3) Inmediatamente se le echa el quesillo y se revuelve bien hasta que está bien incorporado.




4) La polenta se coloca en un molde largo para galletas y se mete al congelador por una o dos horas, hasta que esté bien firme y se pueda partir en pedazos.





5) Ponemos aceite en un sartén y dejamos calentar. Mientras tanto...



6) Se coloca la harina en un recipiente y se le echa sal y pimienta al gusto y se mezcla bien. Se parte la polenta en partes iguales de modo que tenemos pedazos rectangulares de aproximadamente 3 cms de ancho por 4 de largo. Los envolvemos en la harina y los echamos en el sartén con aceite caliente a freir.


7) Las piezas se colocan en un plato con papel toalla para que absorba el exceso de aceite.

8) Cuando se sirvan, se les echa encima una salsa de tomate que hayas preparado o comprado para ello.


Listo! Buen provecho!!!