Comida casera, deliciosa, sencilla y fácil de preparar. Bienvenido!

lunes, 5 de noviembre de 2012

Ceviche de pescado



El ceviche de pescado no es un plato que yo haya hecho muchas veces... la razón única es porque no usamos fuego para cocinar el pescado...la idea de no usar fuego a veces hace que dude de comerlo. Es una locura mía, está todo en mi cabeza. Los que lo han probado aseguran que me queda delicioso y particularmente me lo creo.
Quizá les guste, es en realidad muy sencillo de preparar.



Filete de pescado (el de tu preferencia, sugiero corvina) 
Cebolla blanca, bastante
Cilantro, también bastante
1 diente de ajo
1 pedacito pequeño de gengibre

Chile jalapeño a tu gusto (ahí sí depende de qué tan picante te guste
Bastantes limones (si quieres ceviche para 5 personas, vas a necesitar unas dos lbs y media de filete por lo tanto necesitarás unos 8 o 10 limones más o menos)
1 tomate para darle color bonito así que no necesitas mucho (1 o 2 dependiendo de que tanto hagas y qué tan grande sean los tomates)
1 puñado de cilantro picadito
sal y pimienta al gusto
*OPCIONAL: un chorrito de ron blanco


1) Yo jamás compro el filete de pescado porque nunca se qué tan fresco está del supermercado y no me da confianza.


Yo le compro el pescado a una señora que viene a San Miguel todos los días y trae pescado y mariscos directamente de los pescadores en La Unión. Ya la conozco y se que la puedo encontrar desde las 8:30 AM y está fresco. Lo tiene en hieleras y el marisco viene vivo aun... por lo que yo compro el pescado entero y lo fileteo yo misma. Si tu no tienes la confianza o experiencia de hacerlo tu mismo, quizá conozcas un buen lugar donde comprar pescado bien fresco. Es importante SIEMPRE consumir pescado fresco, lo contrario puede traerte complicaciones estomacales y terminar en el hospital... y cuando es ceviche, el cuidado es muy importante.
Bien, limpias bien el pescado, afuera escamas, piel y espinas.
Puedes cortar el filete en tiritas delgaditas de un cm de grosor (yo lo prefiero picado en cubitos pequeños de 1 cm o más pequeño).

2) Por asuntos de estética, si cortas el filete en tiritas, la cebolla deberá ser cortada en julianas... si lo cortas en daditos o cubitos, la cebolla deberá ser picada igual.
Picas todo los ingredientes, el cilantro es un ingrediente muy importante aquí pero ese siempre va picadito. El ajo lo puedes picar bien finito, o rallar para no ver pedacitos... si eres de los que no les gusta saber que hay ajo en la comida, puedes echar el ajo como destripado y al final lo retiras, así solo te queda un saborcito en el fondo.

3) El gengibre lo debes pelar y lo rallas, eso que te queda lo aprietas bien con la mano y te saldrá un juguito que va a ir junto con todo lo demás. Basta con un pedacito bien pequeño. Solo te debe salir como 1/2 cucharadita de juguito de gengibre.

4) Pones el pescado, la cebolla, el chile jalapeño (des semillado y cortadito en trocitos pequeños), el cilantro (ya cortaditos todos) en un recipiente de plástico, vidrio o cerámica (NO uses uno de aluminio pues le vas a echar limón y ambas cosas hacen una reacción que NO querrás en tu comida) y le echas el jugo de limón de modo que cubra bien el pescado, lo condimentas con sal y pimienta al gusto. Mételo a la refri por unos 12 a 15 minutos. El pescado se tiene que poner bien blanco.
Cuando ya estás listo para servirlo, ponle el tomate picado bien finito y lo mezclas bien solo por estética y color.

5) Si vas a elegir la opción de ponerle ron, se lo pondrás DESPUES que el pescado se cocinó en el jugo de limón. Ahí le pones el chorrito de ron.

Listo! Buen provecho!

lunes, 23 de julio de 2012

Pan blanco casero

Nada como el olor a pan horneándose en tu cocina... ahhhhhhhh!!!! Es un aroma que invade tu casa entera y te da hambre!
Desde que tienes la masa de pan lista en la cocina,  el aroma de los ingredientes y la levadura te prepara los sentidos para algo delicioso. Yo puedo vivir sin tortillas perfectamente, pero no puedo vivir sin pan. Esto es lo que se comía en mi casa de pequeña TODOS los días hasta 3 veces al día en algunas ocasiones.
Creo que tengo 5 años de no hacer pan. Misma cantidad de años que tengo de haberme mudado a El Salvador. Ahora compro pan francés que venden en cada calle y llegan a ofrecértelo dos veces al día a la puerta de tu casa. Hacer pan era una costumbre mía y lo hacía 2 veces por semana: el viernes de tarde y el martes de mañana.
Mi madre, quien se ha dedicado a la panadería y repostería toda su vida, me enseñó a hacer pan desde bien chiquita. La ayudaba a amasar y formar los moldes que luego dejábamos creciendo (leudando) para hornear. Ese pan es increíble, delicioso. Ninguna marca comercial es tan buena y lo mejor de todo es la experiencia de hacerla uno mismo y disfrutar de ese fantástico aroma y luego comerlo recién hecho... sin preservantes ni nada.
Como les he dicho en muchas ocasiones, cuando me mudé a San Miguel, el cocinar se volvió algo que hacía rapidito y para salir de la cocina lo más pronto posible. De veras pensé que nunca más haría pan y no en esta ciudad por lo menos. Yo no tengo una batidora donde poner todos los ingredientes y que me amase bien el pan, todo lo tengo que hacer yo a mano y la idea de sudar excesivamente haciendo pan, no me apetesía en lo absoluto.
Esta vacación (yo trabajo en un colegio bilingue y con año escolar distinto así que estoy de vacaciones desde hace un mes y una semana) las cosas cambiaron mucho para mí. Me puse a hacer repostería para vender así que de todos modos he estado largas horas metida en mi cocina preparando enrollados de canela, donas y cupcakes... han sido horas muy desesperantes ya que el clima ha estado horrible de caliente y en mi cocina hay por lo menos 7 grados C más de diferencia que el resto de la ciudad.
Ha sido una experiencia gratificante para mí el ver cómo se vende mi producto y cómo lo pide la gente.  Es muy satisfactorio escuchar a los clientes sugerirme que ponga mi propia panadería/repostería...
Esa es la razón por la cual no he publicado recetas muy seguido tampoco, para cuando termino de hacer todo lo que hago, no tengo el más mínimo deseo de sentarme frente a la computadora a escribir recetas, pero en mi red social favorita, ya han habido varios reclamos así que aquí estoy, tratando de ponerme al día.
Ayer domingo (solo hago mi negocio de lunes a viernes y trato de descansar  y hacer cosas típicas de vacaciones durante el fin de semana) me levanté con muchas ganas de comer pan y no había ni siquiera un bollito de pan francés, lo que me hizo pensar "qué barbaridad! teniendo en casa todos los ingredientes para hacer pan y compras pan francés" mi vocecita interna regañándome. Ya no tenía la excusa de "voy a sudar" ya que de por sí toda la semana paso metida en la cocina sudando como condenada al infierno, así que bajé, me puse la redecilla en la cabeza y el delantal y manos a la obra. Con orgullo les cuento que no he perdido el toque con el pan y muy por el contrario ayer me salió incluso más suave y rico así que aquí les comparto mi receta:

INGREDIENTES:

8 tazas de harina de trigo fuerte, o harina de todo uso
2 y 1/2 tazas de agua tibia
1/2 taza de azúcar 
3/4 taza de manteca, grasa vegetal de color blanco e insípido
1 y 1/2 cucharas de sal
3 cucharas de levadura seca instantánea

*Cucharas = a cuchara grande que usas para tomar sopa

PROCEDIMIENTO:

1) Se colocan todos los ingredientes juntos y se mezclan bien hasta asegurarse que se han incorporado bien todos.

2) El agua podría ser un poquito más o un poquito menos, por lo que es importante dejar 1/2 taza reservada y solo echar dos al inicio. A medida mezclamos nos damos cuenta si al tacto la masa está dura y por lo tanto le falta agua, o si está quedando suave. A veces a la hora de medir la harina no somos muy cuidadosos y la medimos de forma compacta o con un exceso de harina por encima de la medida y en ese caso siempre se necesitará más agua.

3) La masa está lista cuando está suave al tacto y fácil de manejarla. Se ve bastante pareja y se despega del recipiente formando una bola grande. Puede quedar ligeramente pegajosa, eso está bien, pero no mucho, solo un poquito que se haga necesario echar un poco de harina sobre el mesón para amasarlo.

4) Despues de incorporados todos los ingredientes, amasamos el pan solo un poco, digamos unos 3 minutos, en movimientos parecidos a cuando se lava ropa a mano. Luego lo dejamos reposar hasta que doble su tamaño. En el clima de San Miguel, eso es unos 30 minutos. En climas fríos podría tardar hasta 2 horas.

5) Cuando haya doblado su tamaño, lo golpeamos con los puños para que se desinfle. Amasamos un poco la masa, la cortamos a la mitad y luego esas piezas en mitades de nuevo. Si UD tiene moldes para pan, le saldrán cuatro panes. Yo no tengo moldes para pan, cuando me mudé aquí simplemente no los compré porque no creí que volvería a hacer pan. Yo fui cortando mitades de las mitades e hice 8 bollos de pan como para hamburguesa, excepto un poco más grandes, y saqué cuatro moldes pequeños de pan que coloqué en mi molde largo para queques.


6) Si no tiene moldes exclusivos para pan puede usar moldes para galletas (como yo) o moldes para queque. En ese caso, deben dejar espacio entre cada uno de los moldes o masas de pan para que puedan crecer. Habiendo formado y colocado el pan en los moldes, los dejamos crecer. Que doblen su tamaño.

7) Cuando ya han doblado su tamaño, precalentamos el horno a 350 grados F (180 grados C), los metemos al horno y dejamos hornear durante 40 mins aprox. Eso dependerá del tamaño del pan. Entre más pequeños sean, menor será el tiempo de cocción. Mis bollos estuvieron en 30 minutos y los moldes (los largos) estuvieron en 45 minutos. Si fueran solo 4 moldes de pan, serían el tamaño más grande y podrían tardarse hasta una hora. En todo caso, sugiero que revisen el pan ya que debe tener un color dorado encima y los lados no deben verse muy blancos.

Listo! Disfruten su pan casero con jaleas, mantequilla, mantequilla de maní, margarina o como UD quiera, incluso así solito. Que lo disfruten!      

Trufas de chocolate y mantequilla de maní

AMO el chocolate. Pero la combinación de chocolate y mantequilla de maní, en mi opinión, son un matrimonio perfecto de sabor pecaminoso. Aquello que quizá no deberíamos comer porque quien sabe cuantos cientos de calorías tendrá cada bocado.
A mí, a veces, me funciona pensar que tienen un millón de calorías y así me limito un poco en la cantidad, porque les cuento que la tentación de sentarme y comerme todas las trufas de una sola vez, es MUY grande.
Estas trufas on un caprichito culinario para calmar los antojos de chocolate cuando estos ya no se calman solamente comiendo snickers u otras marcas comerciales de chocolate. Pueden ser preparadas para recibir un grupo de amigas en nuestra casa y así consentirlas un poco o simplemente para calmar los antojos del SPM.
Sin embargo conozco un par de personas a quienes no les gusta el chocolate en ninguna de sus forma y son mujeres... ese dato en sí me parece muy curioso y hasta un poco increíble, pero es cierto.
Me encantaría poderles enseñar a preparar trufas con chocolate para repostería, pero dado a que en San Miguel estoy limitada con los ingredientes, estos son de cocoa amarga y cumplen su funcion:  deleitarnos.
Las que somos adictas al chocolate, he aquí el caprichito del día.

INGREDIENTES:

1 lata de leche condensada
1 taza de mantequilla de maní
1/2 taza de cocoa amarga
1 cucharita de esencia de vainilla
PARA EL FINAL:
1/4 taza de cocoa, pasado por colador
1/4 taza de azúcar glass, pasado por colador

PROCEDIMIENTO:

1) Pasamos la cocoa amarga por un colador para asegurarnos que no tenga grumitos.

2) En una olla pequeña, sobre la estufa a fuego muy lento, echamos la mantequilla de maní para que se caliente un poco, mientras le vamos echando la leche condensada, la vainilla y la cocoa amarga y revolvemos bien todo junto.



*Yo utilizo mantequilla de maní crunchy o la que viene con pedacitos de maní. Tradicionalmente las trufas son suaves y parejitas y no tienen pedacitos de nada dentro de ellas, pero así me gusta a mí. Siéntanse libres de usar la mantequilla de maní suave y cremosa sin maní picado dentro.


3) Los ingredientes se mezclarán bien para asegurarnos que todos los ingredientes están bien combinados. No tarda mucho en estar listo. Estamos revolviendo constantemente con un cucharon de madera y en el momento en que todos los ingredientes se quedan en una bola y se despegan fácilmente de la olla, está lista nuestra mezcla para las trufas. Todo el proceso se tarda un máximo de 5 minutos.


4) Dejamos que enfríe unos cinco minutos para no quemarnos a la hora de preparar las bolitas. Ya que está apenas tibio, cogemos con una cucharita, pequeñas cantidades de masa y las amasamos en las manos hasta formar bolitas. Al hacer esto, las manos se pondrán aceitositas por efectos de la mantequilla de maní y nos permitirá hacer bolitas parejitas.


5) Las bolitas las hacemos pequeñitas, tamaño de un bocadito y las vamos colocando en un platón con papel encerado o papel de manteca para que no se peguen.          
6) Cuando hallamos terminado de formar las bolitas, las echamos en el recipieto con el azúcar glass o el que tiene la cocoa amarga. Esto para darle algo extra a la trufa. En realidad se pueden comer así no más pero quedan más interesantes con una capita de azúcar o cocoa. Solo hay que sacudirlas para botarles el exceso. Prueben una con cocoa amarga a ver qué les parece y decidan si lo harán así o solo con azúcar.

Voilá! A disfrutar del chocolate, pero recuerden compartir y ampliar su círculo de amistades!

Ensalada de frijoles negros

Una idea culinaria fantástica para disfrutar un día cualquiera en el cual queramos una ensalada distinta y que además nos llene.




 INGREDIENTES:


2 tazas de frijoles negros cocidos y escurridos
6 tomates pera, sin semillas y picados en cuadritos
1 cebolla grande (blanca o morada)  picada en cuadritos
2 jalapeños sin semillas y picados en cuadritos
3 ramitas de apio, cortamos las partes más delgaditas, el resto lo guardamos para otra receta
1 puño de cilantro/culatrillo/culantro de castilla, finamente picado
1/4 de cucharita de cominos molidos
el jugo de un limón
un chorrito de aceite de oliva
sal y pimienta al gusto


PROCEDIMIENTO:


1) Los frijoles deben estar ya cocidos y preparados para comer y salados al punto de su gusto particular. Son mejores los frijoles del día anterior. Les escurrimos su agua y la apartamos para preparar sopa en otra ocasión. Si nos quedaron bien espesos, quizá sea buena idea echarle un poco de agua potable para retirarles el exceso de líquido que tienen. Queremos que los frijoles se vean  enteros y limpios para estética de la ensalada.


2) Picamos bien la cebolla, la colocamos en el recipiente en el que se servirá la ensalada y le echamos el jugo de limón para que corte el sabor fuerte y el picante de la cebolla. Mientras esto ocurre, nos dedicamos a picar el resto de los ingredientes.


3) Para esta ensalada es importante retirarle las semillas a los tomates. Yo de por sí tengo la costumbre de quitarle las semillas al tomate cuando estoy preparando una ensalada, ya que estos son los que producen que los tomates se dañen rápido y de paso nos enfermen. En este caso particular, lo hacemos  para que no se dañen rápido los frijoles y para que no tengan exceso de líquido.


4) Cuando todos los ingredientes están listos, simplemente los revolvemos todos juntos, echamos los cominos, sal y pimienta y ya tenemos nuestra ensalada. Prueben la ensalada y decidan si quieren agregar más jugo de limón o no. Pienso que el jugo de un limón es más que suficiente. El chorrito de aceite de oliva se lo echamos justo al final cuando ya está preparada la ensalada.


*Recuerden, si no les gusta el picante, NO usen el jalapeño y sustitúyanlo con chile dulce.


Listo! Buen provecho!

martes, 17 de julio de 2012

Papas horneadas tipo libro

Amo las papas. Creo que las puedo comer de cualquier forma y no me canso de ellas. Solo crudas no las como.
Desde que descubrí que puedo hornear las papas en el microondas, casi solo así las hago. Ya sé, seguro lloverán críticas al respecto y tendrán su razón. Yo ya he dicho antes, no soy chef pero me encanta cocinar, lo disfruto harto y me gusta lo que cocino. Sin embargo,  mi blog es de comida casera, rica y fácil de preparar y si encuentro una forma más simple de hacer algo y con el mismo resultado, yo lo voy a aprovechar. Habiendo dicho esto, la receta que les presento  hoy tiene que hacerse en el horno, no puede ser en el microondas. Estas papas son deliciosas y es una manera distinta de hornearlas. Lo ví en el programa de cocina de la chef argentina Narda Lepes y me encantó.
Ella las  horneó en un horno de leña y con temperatura muy alta y usó otras especies pero la idea la copié de ella y es sencilla y deliciosa.
Aquí les va mi versión.


INGREDIENTES


5 Papas grandes bien lavadas (las mías lo están aunque no lo parezcan, son papas de cáscara muy café pero les aseguro que están lavadas muy bien)
1 barrita de margarina
2 cucharitas de tomillo seco
1 y 1/2 cuchara de paprika o pimentón español como también se le conoce
1/2 cucharita de comino
1 cucharita de ajo en polvo
1 cucharita de pimienta negra molida
1 cucharita de sal


PROCEDIMIENTO


1) Lavar bien las papas porque les vamos a dejar la cáscara, así que hay que restregarlas bien.


2) Mezclar los ingredientes secos muy bien y tenerlos listos.


3) Cortar las papas como en rodajas pero que no llegan hasta el final. La papa tendrá que verse como un libro más o menos. Yo usé cucharones de madera que puse a ambos lados de la papa para que con el cuchillo no se me fuera a ir hasta el fondo.








4) Cortamos pedacitos de margarina y los vamos metiendo en medio de las rodajitas de las papas y al final le espolvoreamos encima todos los condimentos que ya tenemos preparados. Esta combinación de condimentos es mi favorita para las papas pero UD siéntase libre de usar sus condimentos y hierbas favoritos.


5) Encendemos el horno a 400 grados F (204 grados C), metemos las papas y las dejamos hornear durante 1 hora y media, bajamos la temperatura a 300 grados F (148 grados C)  durante media hora más o menos, pruebe con un tenedor a ver si ya están listos o no. Los condimentos se pondrán más oscuros en especial por la paprika, no hay de qué preocuparse, siempre tendrán el delicioso sabroso de los condimentos escogidos. El haber cortado las papas como libro hace que las rodajas se tuesten un poco por encima, especialmente si las cortamos delgaditas. Allí ya es al gusto de cada cual. A mí me parecieron fantásticas las papas y la presentación genial. Llaman mucho la atención.

Listo! Sírvase y disfrute!

Aderezo de mostaza

...es mi favorito! Es muy fácil de preparar, es delicioso y es casi el único que uso para mis ensaladas. Bastante saludable también así que creo que les gustará.










INGREDIENTES


1 cucharita bien copada de mostaza con semillas (se puede hacer con cualquier otra mostaza pero esta es mi favorita y la compro principalmente para este aderezo)
2 cucharitas de miel de abeja
el jugo de un limón (más o menos 1/3 de taza)
1/3 de taza de aceite de oliva  (podría ser menos)
sal y pimienta al gusto


PREPARACIÓN
recipiente en el que se servirá, menos el aceite de oliva, y se mezclan bien. Hay que asegurarse que la miel se ha disuelto bien.


1) Se ponen todos los ingredientes juntos en el 2) Con un tenedor se empieza a batir con una mano muy enérgicamente mientras con la otra mano empezamos a echar el aceite de oliva en un chorrito delgado y uniforme. A medida  vamos mezclando todo, se irá espesando o emulsificando. Esto es lo que queremos.


No va a quedar tan espesa tampoco pero no estará líquida como es el jugo de limón en sí. Este aderezo se debe preparar justo antes de servir la ensalada. Al dejarla reposar, se separa el aceite del jugo de limón y no es lo que queremos. Tampoco se debe preparar tanta y guardarla en la refri para otro día ya que el aceite se solidifica en la nevera.




Listo! Sirva con su ensalada favorita y disfrute!


jueves, 12 de julio de 2012

Ensalada de Orzo con pollo a la plancha



Si no conocen el orzo y nunca lo han comido antes, esta quizá sea la mejor receta para probarlo.
El orzo es una pasta. Osea, de la familia del espagueti y demás. Sin embargo, tiene forma de arroz por lo que algunos supermercados lo colocan en el pasillo del arroz y los granos secos. Si UD ya conoce el orzo, podrá reconocerlo al no más verlo aunque lo hayan puesto en el pasillo de los licores y las boquitas, pero si no lo conoce, no se preocupe, le mostraré una foto para que tenga una mejor idea de lo que busca.
Sin embargo, a pesar de ser una pasta de un tamaño tan pequeño, se tarda bastante (para ser pasta) en cocinarse y absorbe mucho líquido así que hay que tener algunos cuidados para que no se pegue a la olla ni se empegote como si fuera goma.
Orzo
A mis hijos siempre les recuerdo que la pasta debe cocinarse en abundante agua, que tenga suficiente espacio y agua para "nadar". Este es el principio quizá más importante para obtener un buen resultado con cualquier pasta. Olvídese de ponerle aceite a la olla de agua. Eso no funciona. El aceite flota y es solo un desperdicio, lo que sí funciona es que tenga mucha agua y que sea una olla grande.
Con el orzo, aunque se vea chiquito, es igual, no se engañen. El orzo se va a "tragar" casi todo el líquido que le pongan así que pónganle bastante y aprovechen para usar algo más interesante de sabor que solo agua... consomé de pollo queda perfecto y es lo que yo usé, UDS pueden usar consomé de verduras si quieren prepararla totalmente vegetariana.
En fin, esta ensalada es deliciosa. Yo les pondré los ingredientes que yo usé pero siéntanse libres de ser creativos y usar otros que a UDS les guste más o a lo cual tengan acceso. Recuerden adecuar las cantidades a su conveniencia, esta receta da para 6 personas.

INGREDIENTES:
1 libra de orzo
6 filetes de pechuga de pollo (yo siempre compro la pechuga entera y corto los filetes yo por dos razones importantes para mí: 1) es mucho más barato comprarlo entero y filetearlo uno mismo 2) porque con el hueso y lo que queda del pollo en el, preparo siempre un delicioso consomé casero que en nada se compara con el que se compra en sobresitos;  así que consideren esta opción)
1 manojo de cebollina, picadita
aceitunas
1 latita de champiñones/hongos (si los pueden conseguir frescos, mejor)
1 zanahoria rallada
1 puñito de perejil, picadito
3 ramas de apio, picadito
1 latita de maiz dulce
almendras picadas
2 chiles dulce asados
1 cucharita de mostaza normal
1 y 1/2 cucharita de mostaza con semilla
3/4 taza de jugo de limón
1/2 taza de aceite de oliva
2 cucharitas de miel de abejas
sal y pimienta

PROCEDIMIENTO:

1) Procedemos a quitar la pechuga del hueso y preparar nuestro filete, cortando desde el lado más delgado y lo más cercano al hueso. Vamos bordeando con el cuchillo filoso todo el hueso hasta haber retirado bien la carne. La primera vez quizá no salga muy bien pero no se preocupe, igual este filete después de cocido será cortado en trozos así que no va a importar si quedó perfecto o no.

2) Ponemos los filetes en un recipiente aparte, les untamos mostaza normalita, les echamos sal, pimienta y un chorrito de limón y los dejamos marinar.

huesos para consomé
3) En una olla con abundante agua colocamos los huesos sobrantes, ponemos apio, cebolla, ajo sal y pimienta y dejamos hervir bien. A partir de que empiece a hervir, lo dejamos hirviendo a fuego medio durante 30 minutos para que el agua se concentre bien con los sabores. 

4) Mientras el consomé se está preparando, aprovechamos para pelar, picar y preparar los demás ingredientes (cebollina, zanahoria, apio, perejil, hongos, almendras, aceitunas). Es el momento perfecto para asar los chiles dulces, simplemente colocándolos directamente sobre el fuego y dejando que la cáscara se vuelva negra. Solo les vamos dando vuelta para que quede bien negro por todos lados. Luego los colocamos en una bolsa de papel y la cerramos bien para que el vapor ayude a desprender eso carbonizado. Si no tienen una bolsa de papel, pueden envolverlos en papel toalla, hará el mismo efecto. Los dejamos un ratito para que enfríen y podamos manipularlos sin quemarnos.

Nota: las verduritas que necesitan ser picadas, pueden hacerse desde antes y tenerlas por aparte como hacen los chefs profesionales. Es mucho más práctico así. Lo recomiendo, yo lo hago así y me ahorra tiempo a la hora de empezar a cocinar y mezclar ingredientes.

5) En un sartén salteamos los champiñones/hongos en margarina con una pizca de sal y pimienta y los dejamos dorar a fuego lento solo revolviendo de cuando en cuando para que se doren bien.

6) Para entonces  ya se terminó de cocer el consomé. Lo cuelo para que no me queden hojitas, ni huesos ni pedacitos de cebolla y ajos en el líquido. Lo regreso a la estufa y en cuanto empiece a hervir de nuevo (que no será mucho tiempo) le echo el orzo. Lo revuelvo bien para asegurarme que no se asiente ni se empegote. Lo voy a revolver de vez en cuando para asegurarme de ello pero el proceso de cocimiento tardará 15 minutos. Menos de eso y estará crudo. Mas de eso y quedará masoso. Notarán que el líquido desaparece y que el orzo se ve espeso. No hay que preocuparse de ello.

7) Mientras tanto, esos 15 minutos nos sirven para hacer las pechugas a la plancha. Se tardarán un aproximado de12 minutos porque son algo gruesas en el medio. Solo ponemos la plancha a calentar a fuego medio (o un sartén grande), le echamos aceite vegetal para que no se peguen y colocamos las pechugas en la plancha o sartén caliente. Los dejamos dorar por un lado y les damos vuelta aproximadamente a los 7 minutos para que doren por el otro lado. Yo suelo poner una tapadera sobre el sartén (no tengo plancha) para que el vapor me permita humedad en la pechuga y me quede jugosita.

8) Mientras las pechugas se asan y el orzo se cocina, vamos a preparar el aderezo especial que hará que esta ensalada sea inolvidable.

9) En una fuente mediana colocamos la mostaza con semillas, la miel, el jugo de limón y sal y pimienta al gusto. Revolvemos muy bien hasta estar seguros que la miel se disolvió bien. Luego, con un tenedor y revolviendo constantemente sin para con una mano, echamos aceite de oliva en chorrito finito y constante mientras seguimos batiendo. Esto hará que se "emulsifique" o que quede espesito y el aceite esté muy bien mezclado con el jugo de limón. Es posible que se necesite más aceite de oliva que el sugerido pero no debe ser más cantidad que la cantidad que usamos de jugo de limón. Aderezo de mostaza

10) Sacamos los filetes de pollo y los colocamos en un plato y dejamos reposar. Seguir el proceso del pollo si no se pudo hacer todo de una vez. Cuando el orzo esté listo (o sea a los 15 minutos) lo colamos y le botamos el agua (consomé) y le echamos un poco de agua potable para eliminarle un poco del almidón. Yo no enjuago la pasta nunca. Ese almidón me sirve para que las salsas se adhieran, pero en este caso, vamos a preparar una ensalada y queremos que tenga esa frescura de la ensalada y que no se vaya a empegotar toda.

11) Pelamos los chiles dulces, los lavamos, abrimos un lado y le botamos las semillas y enjuagamos bien por dentro para asegurarnos que no nos queden semillas. Luego lo cortamos en tiritas y lo tenemos listo.

12) Colocamos el orzo en un recipiente grande para servir y le agregamos todos los ingredientes picados y listos que ya tenemos junto con el aderezo que ya preparamos. Mezclamos muy bien todo junto, recordando de echarle los champiñones que doramos y los chiles asados también.

13) En este momento ya deben estar listos todas las piezas de filete y ya las hemos dejado estar por lo menos unos 10 minutos. Nunca se debe cortar la carne recién cocida a menos que lo pusimos en nuestro plato y nos lo vamos a comer ya. Siempre es necesario dejarla reposar entre 10 y 15 minutos para que los jugos se asienten y no se salgan inmediatamente cortemos la carne y entonces nos  quede seca.

14) Ya que han reposado los filetes, los cortamos en trozos y los servimos sobre la ensalada en el plato de cada cual.

Si van a servir esta ensalada como plato principal, como hice yo, tienen suficiente para 6 comensales. Si la van a servir como ensalada, plato acompañante, entonces tienen para 12 personas.

Si la quieren vegetariana, simplemente no preparen el pollo o preparan filete empanizado de seitán o gluten y lo sirven en lugar del pollo.

Listo! Disfruten de esta exquisita ensalada. Buen provecho!