La Chef en Calzones

Comida casera, deliciosa, sencilla y fácil de preparar. Bienvenido!

martes, 7 de febrero de 2017

Filete de Pescado al Vapor y al Horno

Filete de pescado al vapor y al horno
              La última vez que publiqué una entrada a mi blog, les dije que retomaría mi blog pero que tendría que publicar comidas más saludables... bueno, la razón de ello es que uno no tiene alternativa más que comer saludable cuando tu salud no mejora y por el contrario pareces estar siempre enfermo.  
Filete servido en su bolsita para mantener el calor
            
Para el colmo, una de mis hijas entrena duro y come saludablemente y se mantiene en forma pero aún así, adquirió una enfermedad crónica autoinmune y gracias a ello ahora también tiene intolerancia al gluten... cosas todas con las que no contaba. Ni modo, toca apoyar a mi hija sirviéndole alimentos que no interfieran  con su medicamento y toca comer diferente porque mi esposo y yo sufrimos un caso severo de "nos estamos poniendo viejos" y ya no podemos comer como nos gusta ni la cantidad que nos gusta ni a la hora que querramos. En fin, durante dos años he estado haciendo el esfuerzo por lograr que mis platos no solo sean saludables sino que también sean deliciosos... cosas que no siempre van juntas pero se logra. La creatividad entra en juego aquí.
              Nótese que eso que mis platos sean más saludables significa sustituir algunos ingredientes por otros. En realidad hasta el momento mi reforma alimenticia no tiene que ver con perder peso, si ocurre dicha pérdida me sentiré contenta pero no es lo que ando buscando a pesar de haber aumentado mucho en estos dos últimos año.

Cosas que hemos sustituído:

*Aceite vegetal y mantequilla por aceite de coco y aceite de oliva;
*Pastas tradicionales por pastas de arroz... los puede obtener en la sección asiática o gourmet de su supermercado o de plano en un mercado/supermercado asiático que haya en su localidad;
*Leche de origen animal, por leche de coco (hmmm rico!) y leche de almendras;
*Mayonesa por yogurt simple (de hecho nosotros preparamos nuestro propio yogurt)
Filete de Tilapia

               Si recuerdan, yo vivo en dos ciudades diferentes así que durante la semana cocino solo para mí y en ese caso yo si utilizo soya en cualquiera de sus formas, tomo leche de vaca (me encanta y no me hace daño), como queso y de vez en cuando mantequilla de maní... pero en mi casa en San Miguel, tengo que tener mucho cuidado.

En fin, un plato delicioso dentro del calificativo de saludable es este que les voy a contar a continuación.

Ingredientes:

Filete de pescado, cantidad necesaria, en mi caso 6
1/4 de tasa de aceite de oliva extra virgen
3/4 tazas de chícharos, arvejas, alberjas o petit pois (esas pelotitas verdes de las fotos)
un puñado de perejil
6 dientes de ajo
1 cebolla blanca pequeña
1 lima ácida o limón (yo encontré limón amarillo en el súper y aproveché).
sal y pimienta blanca al gusto (la pimienta blanca es más fuerte y pica un poco, ojo)

Papel pergamino para cocinar (parchment paper en inglés)
Coloque cada filete en una mitad del pergamino y doble la otra mitad encima

Procedimiento:

1) Ponga el horno a calentar a 375 grados Farenheit (aprox 190 grados Celsius) 
2) Ponga el aceite, ajos, cebolla y perejil, sal y pimienta al gusto en el procesador de alimentos o la licuadora y proceda.


3) Coloque el filete de pescado (sugiero pargo o king fish si lo puede conseguir. Yo compré tilapia) sobre un trozo de papel pergamino y úntele generosamente su mezcla de perejil y aceite (más o menos una cucharada y media por filete) a su filete.
4) Encima ponga un puñado de petit pois y una o dos rodajas de limón.
Filetes en su bolsita individual listos para el horno
5) Enrrolle el pergamino empezando en uno de los lados y terminando en el otro como haciendo una bolsita de modo que su filete queda dentro de dicha bolsita y colóquelo en una hoja/molde para hornear (las de hornear galletas sirven mucho para esto).

6) Repita los pasos con cada filete y colóquelos en el horno cuando los tenga listos todos. Déjelos hornear por 15 o 20 minutos (dependiendo del grosor de sus filetes) y sáquelos del horno y sirva.

Coliflor asado con aceite de oliva, sal y pimienta
Rodajas de berenjenas asándose en mi planchita
Yo serví los filetes acompañándolos de arroz a la jardinera en mi versión caribeña y verduras asadas: berenjenas y coliflor.
Las berenjenas fueron lavadas y partidas y luego las salé para evitar lo amarguito.
Cuando estuvieron listas les tiré aceite de oliva encima y las sal pimenté al gusto y las puse en mi planchita para asar

Arroz a la jardinera, versión caribeña
   Hice lo mismo con la coliflor. El maíz tierno, elote, choclo fue partido en piezas pequeñas y hervidas con sal.
Les debo la receta de mi arroz a la jardinera versión caribeña.
Espero que se decidan a probar esta receta de filete de pescado y me cuentan cómo les fue. Que lo disfruten!









martes, 9 de agosto de 2016

Camarones con pasta

Camarones con Pasta: caprichito de mi hija Nicolle
Ingredientes:
2 lbs de camarones, pelados y desvenados
2 cucharadas de mantequilla
1 chorrito de aceite vegetal, de coco o de oliva... la que ud prefiera
1 limón
6 a 8 dientes de ajo picados muy finamente
1 puñito de perejil picados finamente
sal y pimienta al gusto

2 cucharadas de mantequilla
8 onzas de queso crema de su preferencia
sal y pimienta al gusto

1 lb de pasta de su preferencia ya cocida al dente y escurrida, para esta receta usé fetuccini de espinacas
4 onzas de queso parmesano rallado


Instrucciones:
En las fotografías verá cómo limpiar los camarones. Estas fotos han estado aquí en el blog esperando pacientemente que yo escriba la receta y ahora no sé como moverlas a conveniencia.
En fin, quiero aclarar que, aunque yo NO como camarones porque soy alérgica a los mariscos y porque por religión tampoco debería, yo los pelo porque solo así les puedo retirar la vena negra que se ve en las fotos.
Me da asco pensar que mis hijas y mi esposo se coman eso que es donde está el excremento del animalito este... pero no a todos les importa este detalle y si ud quiere, cocine sus camarones con la concha/caparazón que traen. Yo los pelo por paz mental.

1) Luego que haya cocido la pasta siguiendo las instrucciones del paquete y le haya retirado el agua, reserve y continúe con la salsa.
2) En una cacerola a fuego medio derrita la mantequilla y el queso crema y mezcle bien. Agregue sal y pimienta al gusto. Reserve.
3) Caliente una sartén, eche la mantequilla junto con un chorrito de aceite para que la mantequilla no se queme, eche los camarones, los ajos picados, sal y pimienta al gusto y saltee. Este proceso es corto y requiere de que esté pendiente de lo que está haciendo para que los camarones no se recocinen. Me cuentan que los camarones recocidos se ponen como si fueran de hule y algo duros. 
4) Salteamos los camarones por aproximadamente unos 3 minutos. Se ponen de color rosa y se les da vuelta para que se cocinen por el otro lado. Si ud si come camarones, puede probar uno y confirmar que ya están en el punto. Yo siempre tengo a una de mis hijas a la par para que prueben y me cuenten. Cuando se hayan terminado de cocinar los camarones, écheles un chorrito de limón y mezcle bien para que todos tengan un poquito de acidez.
5) Mezcle los camarones con la salsita de queso derretido. Mezcle con la pasta.
Échele el perejil picado y el queso parmesano encima y disfrute.






lunes, 8 de agosto de 2016

Qué hay de nuevo por aquí??


Hola de nuevo a todos los amigos, conocidos y/o curiosos que visitan mi blog.
He tenido mi blog abandonado por dos años ya y ya va siendo hora que les cuente acerca de mis nuevas propuestas de comida casera.
Pues verán, los últimos años no han sido muy buenos en cuanto a salud se refiere y pues, entre estar enferma y muy ocupada en mi trabajo, simplemente no he podido sentarme a escribir nuevas recetas.
He aumentando mucho de peso y ya llegué al punto en el que he tomado la seria decisión de hacer cambios en mi estilo de vida y particularmente mi forma de comer... lo que ha provocado que experimente otras alternativas o formas más saludables de preparar mis alimentos.
Cassava cake
Pero antes de publicarles mis nuevas comidas más saludables, les publicaré otras recetas que habían quedado por ahí en algún rincón de mi cerebro sin poder salir a la luz.
Espinacas del patio de mis padres
Entiendo que no a todo mundo le interese comer comer saludable (o desabrido como solemos pensar respecto a la comida saludable) así que prometo que seguirán viendo otras recetas sabrosas que no necesariamente son saludables y que no he tenido ni el tiempo ni el deseo de publicar por lo antes mencionado.
Cabe mencionar que, además, he aprendido a apreciar los condimentos más ampliamente. Yo me consideraba una persona bastante minimalista cuando de condimentos se trata pero resulta que mi jefa inmediata es asiática y me ha invitado a comer a su casa o a restaurantes asiáticos muchas veces y, además, me ha regalado montones de condimentos con los que me he visto ¨forzada¨a ¨jugar¨en mi cocina, jajaja cómo no!! 
Algunos de mis compañeros de trabajo británicos que se fueron ya de El Salvador y sabían que me gusta mucho cocinar, también me dotaron de todos sus condimentos que tenían en su cocina... y pues, no me gusta desperdiciar nada que tenga que ver con la cocina... piensen lo que quieran, seguro acertarán!! jajaja
Si. Me he dado el trabajo de aprender acerca de nuevos sabores, nuevas combinaciones (todo dentro de lo que mis convicciones religiosas y alergias me permiten, valga la aclaración) nuevas cosas y entre más aprendo, más me doy cuenta que no sé mucho; que estoy en calzones en cuánto a la cocina se refiere, pero cómo me encanta cocinar!!
Espero publicarles algunas nuevas recetas muy pronto. 

Gracias por leerme. Abrazos!!










lunes, 1 de julio de 2013

Arroz Verde



Aprendí a preparar este arroz hace unos 25 años... cuando tenía quizá un año de matrimonio. Es sencillo de hacer, es delicioso  y atractivo a la vista. He aquí les comparto como lo hago ahora.






Ingredientes:

2 tazas de arroz blanco no precocido
4 tazas de agua
3 cucharadas de aceite vegetal
3 chiles dulces medianos o 
2 ramitas de apio
un puñado de perejil de hoja plana
sal al gusto


Procedimiento:

1) Colocar la mitad del agua junto con los chiles, el apio y el perejil en la licuadora y licuarlos bien.

2) En una olla resistente (todos tenemos una olla para el arroz, cierto?) poner el aceite y el arroz. Revolvemos bien mientras se va friendo. Esto dura unos 3 minutos en los cuales el arroz se va poniendo como brillante. Este proceso de freir el arroz ayuda a que este no se pegue en la olla y nos quede más suelto. 

*Debo aclarar que yo NO lavo el arroz. No veo la necesidad de hacerlo, creo que eso le bota el almidón no veo que mejore ni el sabor ni la textura y simplemente me parece innecesario...  procuro escoger en el supermercado una buena marca... que el arroz se vea entero y no quebradizo y que no tenga piedritas y otras cosas desagradables pero aun así, siempre lo reviso antes por si acaso.

4) Al terminar de freir el arroz le echamos el licuado y, dependiendo de la cantidad de líquido que ahora tenemos, terminamos de completar las 4 tazas de agua con el agua restante... ese que no le habíamos puesto a la licuadora. Lo que hay que tomar en cuenta es que la proporción de arroz y de líquido es de dos a uno: una taza de arroz, dos de agua y así.

5) Le agregamos sal al gusto (aprox 1 cucharadita y media) y dejamos cocinar. Destapada la olla y a fuego alto. Empezará a hervir pronto.

6) Despues de un rato de estar hirviendo, empezará a consumirse el agua. En el momento que el agua esté ya por debajo de la superficie de arroz, bajamo el fuego a un mínimo y tapamos la olla para que termine de cocinarse bien. En este momento podemos revolver bien el arroz usando un tenedor.

7) El arroz está listo cuando se ha consumido el agua, el arroz se ve gordito y cocido pero para estar seguro puede tomar un poquito con un tenedor limpio y probarlo.


8) El total del tiempo de cocción del arroz varía dependiendo del tipo de arroz y la cantidad pero se puede calcular más o menos unos 17 a 20 mins en total. No debe andar revolviendo el arroz durante el proceso de cocción ni despues. Solo lo revuelve una vez y usando un tenedor, nada más.

9) Para servir el arroz y que se vea bonito en el plato, utilice un recipiente pequeño como una fuentecita, algo en lo que normalmente serviría postre, llene el recipiente con el arroz apretándolo un poquito. Luego coloque un plato encima y de la vuelta, usando ambas manos, una para sostener el recipiente con arroz y otra para sostener el plato y retire el recipiente del arroz con cuidadito. Le quedará una montañita atractiva a la vista.


10) Sirva su arroz con carne o pollo y disfrute.

Listo! Otro sencillo plato de comida.











lunes, 5 de noviembre de 2012

Ceviche de pescado



El ceviche de pescado no es un plato que yo haya hecho muchas veces... la razón única es porque no usamos fuego para cocinar el pescado...la idea de no usar fuego a veces hace que dude de comerlo. Es una locura mía, está todo en mi cabeza. Los que lo han probado aseguran que me queda delicioso y particularmente me lo creo.
Quizá les guste, es en realidad muy sencillo de preparar.



Filete de pescado (el de tu preferencia, sugiero corvina) 
Cebolla blanca, bastante
Cilantro, también bastante
1 diente de ajo
1 pedacito pequeño de gengibre

Chile jalapeño a tu gusto (ahí sí depende de qué tan picante te guste
Bastantes limones (si quieres ceviche para 5 personas, vas a necesitar unas dos lbs y media de filete por lo tanto necesitarás unos 8 o 10 limones más o menos)
1 tomate para darle color bonito así que no necesitas mucho (1 o 2 dependiendo de que tanto hagas y qué tan grande sean los tomates)
1 puñado de cilantro picadito
sal y pimienta al gusto
*OPCIONAL: un chorrito de ron blanco


1) Yo jamás compro el filete de pescado porque nunca se qué tan fresco está del supermercado y no me da confianza.


Yo le compro el pescado a una señora que viene a San Miguel todos los días y trae pescado y mariscos directamente de los pescadores en La Unión. Ya la conozco y se que la puedo encontrar desde las 8:30 AM y está fresco. Lo tiene en hieleras y el marisco viene vivo aun... por lo que yo compro el pescado entero y lo fileteo yo misma. Si tu no tienes la confianza o experiencia de hacerlo tu mismo, quizá conozcas un buen lugar donde comprar pescado bien fresco. Es importante SIEMPRE consumir pescado fresco, lo contrario puede traerte complicaciones estomacales y terminar en el hospital... y cuando es ceviche, el cuidado es muy importante.
Bien, limpias bien el pescado, afuera escamas, piel y espinas.
Puedes cortar el filete en tiritas delgaditas de un cm de grosor (yo lo prefiero picado en cubitos pequeños de 1 cm o más pequeño).

2) Por asuntos de estética, si cortas el filete en tiritas, la cebolla deberá ser cortada en julianas... si lo cortas en daditos o cubitos, la cebolla deberá ser picada igual.
Picas todo los ingredientes, el cilantro es un ingrediente muy importante aquí pero ese siempre va picadito. El ajo lo puedes picar bien finito, o rallar para no ver pedacitos... si eres de los que no les gusta saber que hay ajo en la comida, puedes echar el ajo como destripado y al final lo retiras, así solo te queda un saborcito en el fondo.

3) El gengibre lo debes pelar y lo rallas, eso que te queda lo aprietas bien con la mano y te saldrá un juguito que va a ir junto con todo lo demás. Basta con un pedacito bien pequeño. Solo te debe salir como 1/2 cucharadita de juguito de gengibre.

4) Pones el pescado, la cebolla, el chile jalapeño (des semillado y cortadito en trocitos pequeños), el cilantro (ya cortaditos todos) en un recipiente de plástico, vidrio o cerámica (NO uses uno de aluminio pues le vas a echar limón y ambas cosas hacen una reacción que NO querrás en tu comida) y le echas el jugo de limón de modo que cubra bien el pescado, lo condimentas con sal y pimienta al gusto. Mételo a la refri por unos 12 a 15 minutos. El pescado se tiene que poner bien blanco.
Cuando ya estás listo para servirlo, ponle el tomate picado bien finito y lo mezclas bien solo por estética y color.

5) Si vas a elegir la opción de ponerle ron, se lo pondrás DESPUES que el pescado se cocinó en el jugo de limón. Ahí le pones el chorrito de ron.

Listo! Buen provecho!

lunes, 23 de julio de 2012

Pan blanco casero

Nada como el olor a pan horneándose en tu cocina... ahhhhhhhh!!!! Es un aroma que invade tu casa entera y te da hambre!
Desde que tienes la masa de pan lista en la cocina,  el aroma de los ingredientes y la levadura te prepara los sentidos para algo delicioso. Yo puedo vivir sin tortillas perfectamente, pero no puedo vivir sin pan. Esto es lo que se comía en mi casa de pequeña TODOS los días hasta 3 veces al día en algunas ocasiones.
Creo que tengo 5 años de no hacer pan. Misma cantidad de años que tengo de haberme mudado a El Salvador. Ahora compro pan francés que venden en cada calle y llegan a ofrecértelo dos veces al día a la puerta de tu casa. Hacer pan era una costumbre mía y lo hacía 2 veces por semana: el viernes de tarde y el martes de mañana.
Mi madre, quien se ha dedicado a la panadería y repostería toda su vida, me enseñó a hacer pan desde bien chiquita. La ayudaba a amasar y formar los moldes que luego dejábamos creciendo (leudando) para hornear. Ese pan es increíble, delicioso. Ninguna marca comercial es tan buena y lo mejor de todo es la experiencia de hacerla uno mismo y disfrutar de ese fantástico aroma y luego comerlo recién hecho... sin preservantes ni nada.
Como les he dicho en muchas ocasiones, cuando me mudé a San Miguel, el cocinar se volvió algo que hacía rapidito y para salir de la cocina lo más pronto posible. De veras pensé que nunca más haría pan y no en esta ciudad por lo menos. Yo no tengo una batidora donde poner todos los ingredientes y que me amase bien el pan, todo lo tengo que hacer yo a mano y la idea de sudar excesivamente haciendo pan, no me apetesía en lo absoluto.
Esta vacación (yo trabajo en un colegio bilingue y con año escolar distinto así que estoy de vacaciones desde hace un mes y una semana) las cosas cambiaron mucho para mí. Me puse a hacer repostería para vender así que de todos modos he estado largas horas metida en mi cocina preparando enrollados de canela, donas y cupcakes... han sido horas muy desesperantes ya que el clima ha estado horrible de caliente y en mi cocina hay por lo menos 7 grados C más de diferencia que el resto de la ciudad.
Ha sido una experiencia gratificante para mí el ver cómo se vende mi producto y cómo lo pide la gente.  Es muy satisfactorio escuchar a los clientes sugerirme que ponga mi propia panadería/repostería...
Esa es la razón por la cual no he publicado recetas muy seguido tampoco, para cuando termino de hacer todo lo que hago, no tengo el más mínimo deseo de sentarme frente a la computadora a escribir recetas, pero en mi red social favorita, ya han habido varios reclamos así que aquí estoy, tratando de ponerme al día.
Ayer domingo (solo hago mi negocio de lunes a viernes y trato de descansar  y hacer cosas típicas de vacaciones durante el fin de semana) me levanté con muchas ganas de comer pan y no había ni siquiera un bollito de pan francés, lo que me hizo pensar "qué barbaridad! teniendo en casa todos los ingredientes para hacer pan y compras pan francés" mi vocecita interna regañándome. Ya no tenía la excusa de "voy a sudar" ya que de por sí toda la semana paso metida en la cocina sudando como condenada al infierno, así que bajé, me puse la redecilla en la cabeza y el delantal y manos a la obra. Con orgullo les cuento que no he perdido el toque con el pan y muy por el contrario ayer me salió incluso más suave y rico así que aquí les comparto mi receta:

INGREDIENTES:

8 tazas de harina de trigo fuerte, o harina de todo uso
2 y 1/2 tazas de agua tibia
1/2 taza de azúcar 
3/4 taza de manteca, grasa vegetal de color blanco e insípido
1 y 1/2 cucharas de sal
3 cucharas de levadura seca instantánea

*Cucharas = a cuchara grande que usas para tomar sopa

PROCEDIMIENTO:

1) Se colocan todos los ingredientes juntos y se mezclan bien hasta asegurarse que se han incorporado bien todos.

2) El agua podría ser un poquito más o un poquito menos, por lo que es importante dejar 1/2 taza reservada y solo echar dos al inicio. A medida mezclamos nos damos cuenta si al tacto la masa está dura y por lo tanto le falta agua, o si está quedando suave. A veces a la hora de medir la harina no somos muy cuidadosos y la medimos de forma compacta o con un exceso de harina por encima de la medida y en ese caso siempre se necesitará más agua.

3) La masa está lista cuando está suave al tacto y fácil de manejarla. Se ve bastante pareja y se despega del recipiente formando una bola grande. Puede quedar ligeramente pegajosa, eso está bien, pero no mucho, solo un poquito que se haga necesario echar un poco de harina sobre el mesón para amasarlo.

4) Despues de incorporados todos los ingredientes, amasamos el pan solo un poco, digamos unos 3 minutos, en movimientos parecidos a cuando se lava ropa a mano. Luego lo dejamos reposar hasta que doble su tamaño. En el clima de San Miguel, eso es unos 30 minutos. En climas fríos podría tardar hasta 2 horas.

5) Cuando haya doblado su tamaño, lo golpeamos con los puños para que se desinfle. Amasamos un poco la masa, la cortamos a la mitad y luego esas piezas en mitades de nuevo. Si UD tiene moldes para pan, le saldrán cuatro panes. Yo no tengo moldes para pan, cuando me mudé aquí simplemente no los compré porque no creí que volvería a hacer pan. Yo fui cortando mitades de las mitades e hice 8 bollos de pan como para hamburguesa, excepto un poco más grandes, y saqué cuatro moldes pequeños de pan que coloqué en mi molde largo para queques.


6) Si no tiene moldes exclusivos para pan puede usar moldes para galletas (como yo) o moldes para queque. En ese caso, deben dejar espacio entre cada uno de los moldes o masas de pan para que puedan crecer. Habiendo formado y colocado el pan en los moldes, los dejamos crecer. Que doblen su tamaño.

7) Cuando ya han doblado su tamaño, precalentamos el horno a 350 grados F (180 grados C), los metemos al horno y dejamos hornear durante 40 mins aprox. Eso dependerá del tamaño del pan. Entre más pequeños sean, menor será el tiempo de cocción. Mis bollos estuvieron en 30 minutos y los moldes (los largos) estuvieron en 45 minutos. Si fueran solo 4 moldes de pan, serían el tamaño más grande y podrían tardarse hasta una hora. En todo caso, sugiero que revisen el pan ya que debe tener un color dorado encima y los lados no deben verse muy blancos.

Listo! Disfruten su pan casero con jaleas, mantequilla, mantequilla de maní, margarina o como UD quiera, incluso así solito. Que lo disfruten!      

Trufas de chocolate y mantequilla de maní

AMO el chocolate. Pero la combinación de chocolate y mantequilla de maní, en mi opinión, son un matrimonio perfecto de sabor pecaminoso. Aquello que quizá no deberíamos comer porque quien sabe cuantos cientos de calorías tendrá cada bocado.
A mí, a veces, me funciona pensar que tienen un millón de calorías y así me limito un poco en la cantidad, porque les cuento que la tentación de sentarme y comerme todas las trufas de una sola vez, es MUY grande.
Estas trufas on un caprichito culinario para calmar los antojos de chocolate cuando estos ya no se calman solamente comiendo snickers u otras marcas comerciales de chocolate. Pueden ser preparadas para recibir un grupo de amigas en nuestra casa y así consentirlas un poco o simplemente para calmar los antojos del SPM.
Sin embargo conozco un par de personas a quienes no les gusta el chocolate en ninguna de sus forma y son mujeres... ese dato en sí me parece muy curioso y hasta un poco increíble, pero es cierto.
Me encantaría poderles enseñar a preparar trufas con chocolate para repostería, pero dado a que en San Miguel estoy limitada con los ingredientes, estos son de cocoa amarga y cumplen su funcion:  deleitarnos.
Las que somos adictas al chocolate, he aquí el caprichito del día.

INGREDIENTES:

1 lata de leche condensada
1 taza de mantequilla de maní
1/2 taza de cocoa amarga
1 cucharita de esencia de vainilla
PARA EL FINAL:
1/4 taza de cocoa, pasado por colador
1/4 taza de azúcar glass, pasado por colador

PROCEDIMIENTO:

1) Pasamos la cocoa amarga por un colador para asegurarnos que no tenga grumitos.

2) En una olla pequeña, sobre la estufa a fuego muy lento, echamos la mantequilla de maní para que se caliente un poco, mientras le vamos echando la leche condensada, la vainilla y la cocoa amarga y revolvemos bien todo junto.



*Yo utilizo mantequilla de maní crunchy o la que viene con pedacitos de maní. Tradicionalmente las trufas son suaves y parejitas y no tienen pedacitos de nada dentro de ellas, pero así me gusta a mí. Siéntanse libres de usar la mantequilla de maní suave y cremosa sin maní picado dentro.


3) Los ingredientes se mezclarán bien para asegurarnos que todos los ingredientes están bien combinados. No tarda mucho en estar listo. Estamos revolviendo constantemente con un cucharon de madera y en el momento en que todos los ingredientes se quedan en una bola y se despegan fácilmente de la olla, está lista nuestra mezcla para las trufas. Todo el proceso se tarda un máximo de 5 minutos.


4) Dejamos que enfríe unos cinco minutos para no quemarnos a la hora de preparar las bolitas. Ya que está apenas tibio, cogemos con una cucharita, pequeñas cantidades de masa y las amasamos en las manos hasta formar bolitas. Al hacer esto, las manos se pondrán aceitositas por efectos de la mantequilla de maní y nos permitirá hacer bolitas parejitas.


5) Las bolitas las hacemos pequeñitas, tamaño de un bocadito y las vamos colocando en un platón con papel encerado o papel de manteca para que no se peguen.          
6) Cuando hallamos terminado de formar las bolitas, las echamos en el recipieto con el azúcar glass o el que tiene la cocoa amarga. Esto para darle algo extra a la trufa. En realidad se pueden comer así no más pero quedan más interesantes con una capita de azúcar o cocoa. Solo hay que sacudirlas para botarles el exceso. Prueben una con cocoa amarga a ver qué les parece y decidan si lo harán así o solo con azúcar.

Voilá! A disfrutar del chocolate, pero recuerden compartir y ampliar su círculo de amistades!