Entradas

Mostrando entradas de 2018
Imagen
En octubre de 2017 cuando empezaba mi EA cetogénica, almorzaba a la 1:30 PM y por aquellos días comí muchas ensaladas con pollo… digamos que ensaladas César.
Fácil y sencillito


Pechuga de pollo (porque es mi preferencia pero ud puede usar muslo si gusta) en tiras o desmenuzados Ingredientes: Lechuga, brócoli, coliflor, pepino, chile dulce, chile jalapeño, aceitunas, tomate y cubitos de queso. El brócoli y la coliflor, siempre los hago pasados por agua hirviendo por unos 5 minutos. Pongo agua a hervir y se lo echo al brócoli y la coliflor que ya he partido en pedazos más o menos iguales. Parto la lechuga tipo confeti, pepino en rodajas, al chile jalapeño le retiro las semillas y lo corto en tiritas, el chile dulce le retiro la venita blanca esponjosa y lo corto en tiritas, el tomate lo corto en cubitos y todos los ingredientes los revuelvo bien para que me sirvan de camita sobre la cual coloco el pollo y luego el aderezo.
2 partes de mayonesa 1 parte de mantequilla crema Leche agria, 1 diente…

Desayunos ceto

Imagen
Desayuno entre las 10 y las 11 AM
Lo mas difícil para mí fue el desayuno.
Me crié comiendo pan que preparaba la mejor panadera-repostera de la zona: mi mamá. Yo creo que para mí desayuno siempre fue igual a pan. No sabía cómo desayunar sin pan a menos que estuviera comiendo cereal o pancakes. Hasta recientemente aprendí a desayunar con tortillas pero para mí, desayuno es igual a pan.
Inconcebible comer huevo sin pan o en su defecto, sin tortilla y esa fue la primera lección difícil que me tocó aprender en mi estilo de alimentación cetogénica.

Huevo picado, tocino de pavo porque no como cerdo, pedacito de queso, una cucharada de mantequilla crema o natilla y la mitad de un aguacate. Ese fue mi primer desayuno y no podía imaginarme comerme ese huevo sin pan o sin tortilla. 
Comí sin gusto, totalmente asqueada y sintiendo que eso no era un desayuno digno y así empecé mi nuevo estilo de alimentación ese primer día: de muy mal humor.

Mi forma favorita de comer huevo siempre fue estrellado, sobre…

Mi cafecito ceto

Imagen
Mis días empiezan así, con una deliciosa taza de café.
Si ud es purista y le gusta su café negro, este post no es para ud.
Advertencia: este café contiene grasa 😲😱
Leyó ud muy bien, contiene grasa.


Recientemente entré a una verdulería a comprarme mis verduras y la persona que me atendió dijo algo como: ud sí que adelgazó!! Bien bonita se ve pero claro, como ud solo come eso, dijo mientras señalaba mi bolsa con brócoli, coliflor y cilantro en ella.
Le contesté: hmm, fíjese que no. Mi alimentación depende mucho de las verduras pero no es lo único que como. De hecho yo como bien rico... y a continuación le conté las cosas que sí como pero ella no quedó convencida. Uno puede ver en la cara de las personas cuando ellas te creen lo que les cuentas y cuando no y solo están siendo corteses contigo.


Pues bien, en un intento de ayudar a mis amigos que quieren saber qué comer en la dieta cetogénica, les iré enseñando algunas recetas poco a poco.

Hoy voy a empezar por el principio. Aquello que consumo…
Imagen
Esta soy yo y esta es mi vida cetogénica La foto de la izquierda fue tomada el 16 de abril de 2017 y la de la derecha el 12 de abril de 2018. Mi imagen de mí misma cuando era adolescente siempre fue que era esquelética y demasiado flaca. Nunca me gustó ser delgada y esbelta porque yo no me miraba así, me miraba escuálida, raquítica y fea. Tuve un terrible complejo respecto a mi tamaño y me la pasé tratando de engordar por todos los medios posibles. A los 16 años y estando en bachillerato, a la hora del recreo yo salía corriendo a mi casa, que estaba como a 2 cuadras y media de mi colegio, a comer cosas como arroz blanco con margarina. Tomaba complejo vitamínico con levadura de cerveza y que me abriera el apetito. Siempre fui de buen comer en el sentido que podía comer mucho y no engordar… lo que era frustrante para mí porque yo me creía fea por ser tan delgada. La gente siempre me advirtió que yo engordaría al llegar a la edad adulta y en especial, después de tener hijos. No les creí y fu…