Comida casera, deliciosa, sencilla y fácil de preparar. Bienvenido!

miércoles, 7 de marzo de 2012

Espinacas salteadas

Y aquí voy de nuevo, publicando recetas de esas que me dan hasta cierta verguenza de publicar por asumir que todos saben prepararlos... excepto que sé que no todos saben preparlos y más de alguno estará feliz de leer cómo es que se hacen.
Mi forma preferida de preparar espinacas, es de la forma en la que la preparo en mi receta de Lasagna de Espinacas. Sin embargo, hay ocasiones en las que uno tiene mucho hambre, está antojado (a mí si me dan antojos de comer espinacas cada luna llena, jajaja) y digamos que el apuro gana esta partida.
Aconsejo que, si van a preparar las espinacas de esta forma como las voy a presentar aquí, deberá ser lo último que se prepare de comer... justo antes de servir los alimentos; de lo contrario soltará mucho líquido y quizá así no les guste mucho.
La última vez que tuve antojos de espinacas, fue la semana pasada y me las preparé en un sandwich que disfruté muchísimo. En lugar de usar mayonesa para untar el pan, usé crema de queso amarillo... viene en un envase de vidrio y es posible que sea muy famosa...




INGREDIENTES:


Espinacas, cantidad necesaria
1 Cebolla blanca, mediana, cortada en julianas
sal y pimienta al gusto
aceite de oliva
un chorrito de jugo de limón


PROCEDIMIENTO:


1) Se limpia la espinaca. Es decir que se retiran las hojas de los tallos y se lavan en abundante agua y se deja escurrir. De nuevo, esto depende de la variedad de espinaca que UD consigue y como la venden en su supermercado. Yo las consigo en mazos grandes. Si solo voy a comer yo, un mazo de espinacas será suficiente. 


Empezando a saltear las espinacas
*Siempre recordar que la espinaca se vuelve poquita una vez cocida, así que no importa preparar más de lo que parece necesario, puesto que el producto final será otra cantidad.


2) Cortamos la cebolla en julianas.


3) Echamos aceite de oliva, solo suficiente para cubrir el fondo del sartén y echamos la cebolla y le agregamos sal y pimienta al gusto.


Pasta con tomate y espinacas salteadas, servido con falafel
4) Después de un minuto y medio de estar salteando la cebolla, agregamos todas las hojas de espinacas y revolvemos bien. Rectificamos la sal y la pimienta, revolvemos constantemente durante unos 3 o 4 minutos al final de los cuales agregamos un chorrito de jugo de limón (como una cucharita de jugo).


*Si se aventuran a comerlo en sandwich, unten las rodajas de pan con la crema de queso amarillo y coloquen la espinaca en medio y disfruten. Da para dos buenos sandwiches. De lo contrario, es un acompañante para su comida y es MUY nutritivo... perfecto para acompañar carnes.


Listo! Que tengan feliz provecho!

lunes, 5 de marzo de 2012

Falafel: albondigas de garbanzos

La primera vez que comí falafel fue en Costa Rica. 
Quiero aclarar que NO es comida tica ni me la sirvió ningún tico ni nada por el estilo. Aprendí a prepararlo viendo el canal de la comida... era mi canal favorito y aprendí un montón de cosas en esos años como fan número uno de dicho canal junto a grandes chefs profesionales, dueños de restaurantes y famosos.
Falafel servido sobre pasta con tomate y espinacas
Lástima que aquí en El Salvador, los proveedores de cable no lo tienen, de veras me hace falta dicho canal.
El falafel se puede hacer como albóndigas o como tortas medianas para preparar hamburguesas vegetarianas y son muy ricas. Estas tortitas de garbanzos con perejil son la sensación en mi casa y son mi propuesta vegetariana de hoy.
Si vieran cuánto reclamo me llega de mis amistades por no publicar suficientes platos vegetarianos... así que aquí les va esta recetita que les encantará a vegetarianos y a omnívoros. Es fantástica!
Si no entendí mal, el falafel es comida hebrea.
Anímense, de veras que es súper deliciosa y no se arrepentirán.
Conste, esta receta es para 5 personas. Ajusten las cantidades a sus necesidades particulares.
*Importante: necesitarán un procesador de alimentos o una licuadora en su defecto.


INGREDIENTES:
1 lb de garbanzos, que hayan estado en remojo toda la noche
Perejil de hoja lisa. Mucho perejil. Después de los garbanzos, el perejil es el segundo ingrediente importante.
1 cebolla mediana
4 dientes de ajo
2 huevos
sal y pimienta al gusto
aceite para freir


PROCEDIMIENTO:
Despues del remojo, los garbanzos son grandes y gordos
1) Despues que los garbanzos han estado en remojo toda la noche, se bota el agua y se colocan en el procesador de alimentos junto con el perejil, la cebolla y los ajos. Obvio, no se puede poner toda la cantidad en una sola. Deberán repartirla lo más uniformemente posible. 


La mezcla es un tanto "arenosa"
*Es importante que se ponga el perejil y los garbanzos juntos. Si tratan de procesar el perejil solo, dará vueltas y quedarán pedacitos de tallos enteros. Si tratan de procesar los garbanzos solos, no quedarán tan finamente picado como necesita estarlo. Ambos productos juntos funcionan de maravilla y se pican muy bien.


2) Al haber procesado bien todos los ingredientes, procedemos a echarle sal y pimienta al gusto. En este punto debemos tocar bien el producto, la pasta que se ha formado. Si no puede mantener la forma de bolitas, deberá agregar huevo. Pruebe con uno primero y añada el segundo si fuera necesario. No siempre se logra sin huevos y a veces si se hace necesario.


*Si no tiene un procesador de alimentos, el proceso en la licuadora será muy largo, ya que deberá hacerlo en cantidades muy pequeñas. La razón es porque se debe evitar tener que echar agua y en la licuadora esto es imposible. Sin embargo, el resultado final podría ser el de no tener que usar huevos en su receta y quizá usted así lo prefiera.


3) Cuando la masa (esta no quedará tan lisa como una masa de pan o de tortilla tampoco) está lista, solo se forman las bolitas y se fríen en abundante aceite.


4) En el momento que las orillitas empiezan a verse de color café, es hora de darles vuelta para que se doren por el otro lado. Por fuera las albondigas o el falafel se verán de color café. Por dentro serán bastante verdes.


*Mi forma preferida de comer el falafel es con pan de pita. Se abre el pan de pita, se coloca el falafel dentro (unas 2 o 3 bolitas en cada uno) y se le agrega chimol/chismol/chirimol/pico de gallo y son deliciosas. Sin embargo, son albondigas vegetarianas, úselas en sustitución de la carne y sírvalas con pasta en abundante salsa de tomate o prepárelas como hamburguesas y en lugar de albondigas hágalas como tortas de carne del tamaño del pan de hamburguesa que UD usará... o póngalas en su plato junto al resto de su comida y simplemente disfrútelas porque son muy deliciosas.


Listo! Sírvase a su gusto y buen provecho!

Guiso de tortilla



Te sobraron tortillas y no son suficientes para hacer enchiladas, por ejemplo y tampoco sabes qué hacer con ellas? Entonces este plato es ideal... claro, cuando tengo ganas de hacer esto, simplemente compro más tortillas para el almuerzo, así me aseguro que me sobren y pueda prepararlo, o sea que hago trampa! Tambien he comprado las tortillas para hacer el guiso, pero honestamente, con tortilla recién hecha, no queda tan bueno... la tortilla recién hecha absorbe mucho la salsita y se pone masosa también así que es mejor usar las del día anterior (pero habrá que guardarlas tapaditas en la refri para que no se dañen) o prepararlas en la cena con las que sobraron del almuerzo.
Todavía estoy pensando si este nombre es correcto o no. El caso es que aprendí a preparar esta deliciosa y excesivamente sencillo plato de comida, con mi madre. No sé de donde lo aprendió ella, si lo habrá probado en casa de alguna de sus amigas o simplemente un día tuvo una "crisis" de creatividad y se le ocurrió así de fácil. El caso es que me encanta y en mi casa es un éxito, se termina rápido.
Creo que si son latinos y de estas latitudes (Centroamérica y México), también a ustedes les gustará.


Esto es lo que necesitarán:


Tortillas del día anterior o las que sobraron del almuerzo, la cantidad que deseen (6 tortillas harán una cantidad como para 4 o 5 porciones)
Cebolla, cortada en trozos grandes (1 cebolla grande para 6 tortillas)
Chile dulce, cortado en trozos grandes (1 chile dulce grande para 6 tortillas)
2 Chiles jalapeños, cortados en rodajitas (esto es opcional, dejarle las semillas o no, dependerá de cuán picante le guste a usted comer)
Tomates peras (o tomates de cocina) medianos, cortados en trozos grandes (8 tomates para 6 tortillas)
Salsa de tomate básico (4 onzas es suficiente para 6 tortillas)
aceite
sal y pimienta al gusto
*Optional: con hojitas de albahaca le agregamos aroma y más sabor


PROCEDIMIENTO:
1) Se cortan las tortillas en cuadritos mas o menos de un centímetro de grandes y se preparan los demás ingredientes.


2) En un sartén se pone un chorrito de aceite solo para cubrir el fondo y hacer el sofrito. Se echan la cebolla, los chiles, a sofreir unos segundos, seguido de los tomates a fuego medio. Echamos la sal y la pimienta bajamos un poco el fuego y dejamos que los tomates suelten sus jugos.


3) Esto tomará quizá unos 5 minutos aproximadamente. Cuando tenemos un sofrito rico, agregamos la salsita de tomate básico para espesar y dar más consistencia al sofrito, lo revolvemos bien y rectificamos la sal. Si está muy espeso para su gusto, agregue un chorrito de agua y deje hervir uno o dos minutos.


4) Agregue la tortilla en pedacitos, mezcle bien y deje que se combinen bien todos los sabores. Que la tortilla absorba la salsa y que se note que todo está bien integrado... quizá se tome otros 5 minutos. Este sería el momento perfecto para agregar las hojitas de albahaca bien picaditas si así lo desean. 

*A mí no me gusta que me quede seco pero tampoco le dejo tanta sopita. Es un punto entre medio. Pruébenlo solo o como acompañamiento de su comida.


Listo! Su guiso de tortilla está solo de servir. Buen provecho, que lo disfruten!!!