Pumpkin Cake, Queque de ayote (calabaza)


Pumpkin cake o queque de ayote es un postre muy común en Las Islas de la Bahía. Creo que todo isleño, en especial las mujeres, saben preparar este postre aunque dudo mucho que alguien tenga una receta. Este postre es una de esas cosas que se hacen a "puro ojo", un poquito de esto y otro de aquello, lo probamos y si nos gusta va...es simplemente algo que pasa de generación en generación y por boca o por haber visto a la abuela como lo prepara.

Yo me puse a hacer esta receta de esa forma solo que con cantidades muy inferiores a lo que acostumbro, solo para poder medir los ingredientes y tener la receta. El resultado fue excelente! Me quedó mejor que lo esperado así que aquí les va:

Ingredientes:

1 ayote pequeño, ya maduro y de unas dos libras más o menos.
1 lata de leche condensada,
3/4 tazas de azúcar morena
2 tazas de harina de trigo
1 barrita de margarina
1 pizca de sal

Procedimiento:
1) Partir el ayote en pedazos fáciles de manejar. Trozos medianos está bien. Con una cuchara rasparle las semillas y los hilos verdes que tiene hasta dejarlo limpio.

2) Colocar los trozos dentro de una olla con aproximadamente 2 tazas de agua para que no se nos pegue, con la parte de la carnita hacia abajo. Cocinar a fuego lento durante aproximadamente 30 minutos.
Cuando el ayote está listo, puedes insertar un tenedor fácilmente y está tan
suave que se despega fácilmente de la cáscara.
Yo prefiero hacer el queque cuando el ayote está caliente, recién cocido. De esa forma, evito tener que usar un machacador o batidora eléctrica para poder dejar el ayote hecho puré y solo utilizo un batidor de mano. Además, la margarina se derritirá con facilidad.

3) Bien, con una cuchara retiro de la cáscara toda la carnita del ayote cocido y lo coloco en un recipiente.
OJO: el ayote está caliente así que usaré una toalla de cocina limpia para sostener los trozos de ayote y no quemarme.

4) Encender el horno a 300 grados F o 165 grados C para que vaya calentando.

5) Me saldrán unas 3 tazas de ayote cocido. Con un batidor de mano lo revolveré bien hasta que me quede hecho puré; le añadiré 3/4 de barrita de margarina y lo revolveré
para que se derrita e incorpore bien.
Luego añado el contenido completo de la lata de leche condensada (aprox 12 onzas). Necesito que mi queque de ayote tenga leche, pero no se la pondré líquida porque tendré una mezcla muy húmeda; así no la quiero.

6) Luego añado 3/4 taza de azúcar morena (esta es la única clase de azúcar que yo uso, si lo prefieren pueden usar azúcar blanca) y lo mezclamos todo bien.
Luego agrego 2 tazas de harina pasándolas por un colador primero, porque podría tener grumitos que no quiero en mi mezcla.

7) Lo mezclo todo bien y agrego una pizca de sal. Cuánto es una pizca de sal??? Yo no sé. Puede ser 1/8 o 1/4 de cucharita. No más de eso.
Es indispensable recordar poner la pizca de sal a los queques porque, de lo contrario, quedan desabridos y quien los prueba tiene la sensación que no les pusiste suficiente azúcar, cuando en realidad lo que le hizo falta fue sal, como resaltador de sabor.

8) Ahora, con la margarina que me sobró, engrasaremos un molde para queque de aprox 8 pulgadas de diámetro o un poco más pequeño, le agregaremos luego unas 2 cucharadas de harina y le daremos golpecitos al molde para que la harina se adhiera a la margarina y el molde nos quede engrasado y enharinado muy bien.

9) Ahora colocamos la mezcla dentro del molde y el molde dentro del horno.
Lo dejamos hornear durante 1 hora y 20 minutos.
NOTA: otra vez, dependiendo de la altura y el clima y tu tipo de horno, esto podría variar: unos minutos menos o unos minutos más.
Para estar seguros que el queque está listo, le daremos un ligero toquecito con la mano en el centro, debe sentirse firme.
Además de eso, el queque estará despegado de las orillas del molde.
Dependiendo del ayote, si es uno bien anaranjado (como a mi me gustan) tendrá un colorcito café dorado encima. En el caso que sea amarillo, será un amarillo más oscuro simplemente. Si es de los que son verdes, se verá bien oscuro pero el sabor seguirá siendo el mismo..

Ahí lo tienes! Disfrútalo con un rico vaso de leche!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Berenjena con aceite de oliva y ajo

Tortitas de banano o plátano verde

Baleadas hondureñas