Comida casera, deliciosa, sencilla y fácil de preparar. Bienvenido!

martes, 27 de diciembre de 2011

Pizza de pavo con piña

Bueno pues, pasó la navidad y hemos comido tamales hasta que ya no queremos ni verlos. Lo mismo nos estaba sucediendo con el pavo... así que hoy tomé el asunto en mis manos y preparé una deliciosa pizza con los restos del pavo.
Aquí les comparto mi receta.

INGREDIENTES:

Para la masa:
6 tazas de harina
3 cucharas de azúcar
2 cucharitas de sal
1/3 taza de aceite de oliva
1 1/2 cuchara de levadura seca instantanea
1 1/2 taza de agua tibia

Para la Salsa:
6 tomates grandes
1 chile pasa
1 chile morrón
1 chile guaco
3 dientes de ajo
1/2 cebolla pequeña
1 rama de apio
orégano al gusto
sal y pimienta al gusto

Para el toping:
4 o 5 tazas de pavo desmenuzado
1 piña pelada y picada en trocitos (aprox 4 tazas de trocitos de piña)
1 1/2 lb de quesillo rallado


PROCEDIMIENTO:

1) Desmenuzar el pavo que nos sobró de la navidad. La cantidad que salga, entre más pavo, mejor. Aprovechar para pelar la piña y picarla en trocitos.

2) Engrasar 2 moldes grandes y dejar por aparte. Yo no tengo moldes de pizza, uso mis moldes para galletas.

3) Colocar todos los ingredientes juntos y amasar hasta obtener una masa suave que no se pegue en los dedos y se quede firme en una bola. Cubrir la masa con una toalla de cocina limpia y dejar leudar... unos 30 mins en clima caliente.

*Si tienes tiempo de preparar la masa desde temprano, es muy útil dejarla reposar en el refrigerador unas 4 horas y luego sacarla una media hora antes de trabajarla.

4) Preparar la salsa: Poner los tomates a hervir juntos con los chiles para aprovechar a rehidratarlos. Ayuda hacerle unos cortes de punta a punta, en la piel a los tomates, antes de ponerlos a hervir. Cuando haya hervido bien y la piel de los tomates empieza a despegarse, apagamos la estufa, pelamos los tomates y ponemos todos los ingredientes, incluyendo el agua en el que se hirvieron, cebolla, ajos y orégano, en una licuadora. Regresamos todo a la olla y dejamos hervir, con sal y pimienta.

5) Calentar el horno a 450 grados F, aprox 225 grados C

6)  Ya la masa debe haber duplicado el tamaño y estamos listos para estirarla y colocarla en los moldes. Para estirar la masa podemos usar un rodillo o bien usar las manos. A mí se me hace fácil ir estirando la masa con los puños cerrados y rotando la masa sobre ellos... exactamente así como vemos en las películas, excepto que no tengo la habilidad para tirar la masa ni me parece que sea un paso importante a dar tampoco. Solo se debe ser muy cuidadoso de ir estirando desde las orillas y despacio para no romper la masa. Lo que haga falta de estirar lo hacemos una vez que hayamos puesto la masa en el molde: simplemente le damos forma para que quepa toda la masa en el molde estirando con los dedos nada más.
7) Le echamos un chorrito de aceite de oliva a nuestra masa de pizza ya colocada en el molde. Colocamos los moldes con la masa en el horno durante 10 minutos solamente.

8) Sacamos del horno, colocamos la salsa sobre la masa, agregamos el pavo y la piña y por último el quesillo rallado. Volvemos a meter al horno por otros 10 minutos.

Listo!!! A comer sabrosa pizza se ha dicho!

Galletas de mantequilla de maní

Siguiendo con las recetas de esta época de navidad y año nuevo, les comparto mi receta de galletas de mantequilla de maní.
No soy tan aficionada de las galletas pero una que otra me gusta y esta es mi receta de galletas de mantequilla de maní, que sí me gustan.
Creo que mi no afición a las galletas se deben a que son algo duras, en comparación con los queques, pero en especial porque no tengo paciencia para las cosas pequeñas.
Siempre he dicho y lo sostengo, que me gustan las cosas grandes... por supuesto, eso ocasiona toda clase de bromas en doble sentido...

Fuera de bromas, piensen en esto: las galletas se deben hacer una por una y son pequeñitas y un montón para que valga la pena; un queque se hace tan grande como lo necesites y luego cortas las piezas y te salen bastantes, o por lo menos suficientes, de un solo queque. Ese es el mismo principio por el cual las tortillas, a pesar de que me gustan, no me hacen falta ni me molesta si no hay: por que no son prácticas. Se debe hacer una tortilla a la vez y se deben hacer bastantes para que ajuste y encima de todo se debe comer calientes... el pan no. Yo hago mi molde de pan y corto las rodajas que se puedan (aproximadamente 10 por molde) y la gran ventaja es que no se tiene que comer caliente, de hecho es mejor ya frío.
Pero volviendo al tema de las galletas, la época dicembrina no sería la misma, para mí, sin galletas.
A mis hijos les encantaría que yo fuera más como mi mami en este tema: ella hace toda clase de galletas para esta época, llena sus frascos galleteros y sus nietos, cada vez que entran a la cocina por agua, salen con galletas también. Galletas de gengibre, de mantequilla, de azúcar, de mantequilla de maní, de chispas de chocolate, galletas con forma de arbolito de navidad, de campana o de Santa, y que ella además decora! ...en fin, toda clase de galletas.
Pues como les prometí a mis hijos tenerles comida y dulces en esta época para darles una navidad lo más parecida a la de mi madre, también me ha tocado hacer galletas. Esta receta que les voy a compartir, es mi receta... casi todas las demás galletas que hago, las hago siguiendo las recetas que busco online, así que esas no se las puedo compartir puesto que no son mías.

Aquí va:

3/4 Taza de mantequilla de maní crunchy
3/4 taza de margarina
1 1/2 taza de azúcar morena
3/4 cucharita de sal
1/4 cucharita de nuez moscada rallada
1/4 cucharita de canela molida
1 huevo
1/2 cucharita de bicarbonato de sodio
1 1/4 harina de trigo

  PROCEDIMIENTO:

1) Cernimos la harina junto con el bicarbonato y la sal, y dejamos por aparte.

2) Engrasamos dos moldes largos de galletas y dejamos por aparte. Esta receta da 48 galletitas.

3) La margarina y el azúcar morena se deben batir muy bien y por mucho rato, hasta que está cremoso. Para este efecto, es mejor una batidora eléctrica... aunque sea una batidora de mano, como la que yo uso.

4) Cuando ya está cremoso la margarina y el azúcar, se le agrega el huevo, la canela y el nuez moscada y mezclamos bien.

5) Encendemos el horno a 365 grados F o 190 grados C.

6) Hora de agregar los ingredientes secos a la mezcla. Lo echamos por mitades,  bajamos la velocidad de la batidora al mínimo y mezclamos bien y con mucho cuidado de que la harina no salga volando y nos deje cubiertas. Aquí lo importante es que nuestros ingredientes secos se incorporen bien formando una masa que se pueda manejar con los dedos. No es necesario seguir mezclando una vez se haya incorporado bien todo.

7) Tomamos bolitas de masa pequeñitas (como de $0.25 centavos de diámetro y un centímetro de alto) y las almoldamos como mejor nos parezca. Yo hago torrecitas pequeñitas y luego, con mi dedo gordo, las aplasto suavemente.

8) Se meten al horno precalentado a 365 grados F o 190 grados C durante 14 minutos.

9) Esperamos unos 2 minutos antes retirarlos de los moldes y dejamos enfriar. Si dejamos enfriar en el molde, nos arriesgamos a que se peguen y luego se quiebren al tratar de despegarlos.

Listo!!! Se disfrutan aun más con un vasito de leche fría. Que los disfruten!