Pan blanco casero

Nada como el olor a pan horneándose en tu cocina... ahhhhhhhh!!!! Es un aroma que invade tu casa entera y te da hambre!
Desde que tienes la masa de pan lista en la cocina,  el aroma de los ingredientes y la levadura te prepara los sentidos para algo delicioso. Yo puedo vivir sin tortillas perfectamente, pero no puedo vivir sin pan. Esto es lo que se comía en mi casa de pequeña TODOS los días hasta 3 veces al día en algunas ocasiones.
Creo que tengo 5 años de no hacer pan. Misma cantidad de años que tengo de haberme mudado a El Salvador. Ahora compro pan francés que venden en cada calle y llegan a ofrecértelo dos veces al día a la puerta de tu casa. Hacer pan era una costumbre mía y lo hacía 2 veces por semana: el viernes de tarde y el martes de mañana.
Mi madre, quien se ha dedicado a la panadería y repostería toda su vida, me enseñó a hacer pan desde bien chiquita. La ayudaba a amasar y formar los moldes que luego dejábamos creciendo (leudando) para hornear. Ese pan es increíble, delicioso. Ninguna marca comercial es tan buena y lo mejor de todo es la experiencia de hacerla uno mismo y disfrutar de ese fantástico aroma y luego comerlo recién hecho... sin preservantes ni nada.
Como les he dicho en muchas ocasiones, cuando me mudé a San Miguel, el cocinar se volvió algo que hacía rapidito y para salir de la cocina lo más pronto posible. De veras pensé que nunca más haría pan y no en esta ciudad por lo menos. Yo no tengo una batidora donde poner todos los ingredientes y que me amase bien el pan, todo lo tengo que hacer yo a mano y la idea de sudar excesivamente haciendo pan, no me apetesía en lo absoluto.
Esta vacación (yo trabajo en un colegio bilingue y con año escolar distinto así que estoy de vacaciones desde hace un mes y una semana) las cosas cambiaron mucho para mí. Me puse a hacer repostería para vender así que de todos modos he estado largas horas metida en mi cocina preparando enrollados de canela, donas y cupcakes... han sido horas muy desesperantes ya que el clima ha estado horrible de caliente y en mi cocina hay por lo menos 7 grados C más de diferencia que el resto de la ciudad.
Ha sido una experiencia gratificante para mí el ver cómo se vende mi producto y cómo lo pide la gente.  Es muy satisfactorio escuchar a los clientes sugerirme que ponga mi propia panadería/repostería...
Esa es la razón por la cual no he publicado recetas muy seguido tampoco, para cuando termino de hacer todo lo que hago, no tengo el más mínimo deseo de sentarme frente a la computadora a escribir recetas, pero en mi red social favorita, ya han habido varios reclamos así que aquí estoy, tratando de ponerme al día.
Ayer domingo (solo hago mi negocio de lunes a viernes y trato de descansar  y hacer cosas típicas de vacaciones durante el fin de semana) me levanté con muchas ganas de comer pan y no había ni siquiera un bollito de pan francés, lo que me hizo pensar "qué barbaridad! teniendo en casa todos los ingredientes para hacer pan y compras pan francés" mi vocecita interna regañándome. Ya no tenía la excusa de "voy a sudar" ya que de por sí toda la semana paso metida en la cocina sudando como condenada al infierno, así que bajé, me puse la redecilla en la cabeza y el delantal y manos a la obra. Con orgullo les cuento que no he perdido el toque con el pan y muy por el contrario ayer me salió incluso más suave y rico así que aquí les comparto mi receta:

INGREDIENTES:

8 tazas de harina de trigo fuerte, o harina de todo uso
2 y 1/2 tazas de agua tibia
1/2 taza de azúcar 
3/4 taza de manteca, grasa vegetal de color blanco e insípido
1 y 1/2 cucharas de sal
3 cucharas de levadura seca instantánea

*Cucharas = a cuchara grande que usas para tomar sopa

PROCEDIMIENTO:

1) Se colocan todos los ingredientes juntos y se mezclan bien hasta asegurarse que se han incorporado bien todos.


2) El agua podría ser un poquito más o un poquito menos, por lo que es importante dejar 1/2 taza reservada y solo echar dos al inicio. A medida mezclamos nos damos cuenta si al tacto la masa está dura y por lo tanto le falta agua, o si está quedando suave. A veces a la hora de medir la harina no somos muy cuidadosos y la medimos de forma compacta o con un exceso de harina por encima de la medida y en ese caso siempre se necesitará más agua.


3) La masa está lista cuando está suave al tacto y fácil de manejarla. Se ve bastante pareja y se despega del recipiente formando una bola grande. Puede quedar ligeramente pegajosa, eso está bien, pero no mucho, solo un poquito que se haga necesario echar un poco de harina sobre el mesón para amasarlo.

4) Despues de incorporados todos los ingredientes, amasamos el pan solo un poco, digamos unos 3 minutos, en movimientos parecidos a cuando se lava ropa a mano. Luego lo dejamos reposar hasta que doble su tamaño. En el clima de San Miguel, eso es unos 30 minutos. En climas fríos podría tardar hasta 2 horas.

5) Cuando haya doblado su tamaño, lo golpeamos con los puños para que se desinfle. Amasamos un poco la masa, la cortamos a la mitad y luego esas piezas en mitades de nuevo. Si UD tiene moldes para pan, le saldrán cuatro panes. Yo no tengo moldes para pan, cuando me mudé aquí simplemente no los compré porque no creí que volvería a hacer pan. Yo fui cortando mitades de las mitades e hice 8 bollos de pan como para hamburguesa, excepto un poco más grandes, y saqué cuatro moldes pequeños de pan que coloqué en mi molde largo para queques.


6) Si no tiene moldes exclusivos para pan puede usar moldes para galletas (como yo) o moldes para queque. En ese caso, deben dejar espacio entre cada uno de los moldes o masas de pan para que puedan crecer. Habiendo formado y colocado el pan en los moldes, los dejamos crecer. Que doblen su tamaño.

7) Cuando ya han doblado su tamaño, precalentamos el horno a 350 grados F (180 grados C), los metemos al horno y dejamos hornear durante 40 mins aprox. Eso dependerá del tamaño del pan. Entre más pequeños sean, menor será el tiempo de cocción. Mis bollos estuvieron en 30 minutos y los moldes (los largos) estuvieron en 45 minutos. Si fueran solo 4 moldes de pan, serían el tamaño más grande y podrían tardarse hasta una hora. En todo caso, sugiero que revisen el pan ya que debe tener un color dorado encima y los lados no deben verse muy blancos.

Listo! Disfruten su pan casero con jaleas, mantequilla, mantequilla de maní, margarina o como UD quiera, incluso así solito. Que lo disfruten!      

Comentarios

  1. hola, gracias por la receta
    ayer hice el pan y me quedó buenisimo, de verdad muchas gracias y que Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  2. Lornita querida, si quiero hacer pan integral puedo solo susituir la harina o habrá que hacer otros cambios? Gracias mi chef.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Carol, no acostumbro hacer pan integral porque a mi familia no le gusta. Hice pan integral hace tanto tiempo ya, en realidad...
      Para hacer pan integral se usa una levadura más fuerte porque la común no la levanta bien. Yo, cuando hice pan integral en el pasado, lo que hice fue combinar 2/3 partes de harina integral y 1/3 parte de harina blanca. Nunca la hice solamente con harina integral.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Berenjena con aceite de oliva y ajo

Tortitas de banano o plátano verde

Baleadas hondureñas