Espinacas salteadas

Y aquí voy de nuevo, publicando recetas de esas que me dan hasta cierta verguenza de publicar por asumir que todos saben prepararlos... excepto que sé que no todos saben preparlos y más de alguno estará feliz de leer cómo es que se hacen.
Mi forma preferida de preparar espinacas, es de la forma en la que la preparo en mi receta de Lasagna de Espinacas. Sin embargo, hay ocasiones en las que uno tiene mucho hambre, está antojado (a mí si me dan antojos de comer espinacas cada luna llena, jajaja) y digamos que el apuro gana esta partida.
Aconsejo que, si van a preparar las espinacas de esta forma como las voy a presentar aquí, deberá ser lo último que se prepare de comer... justo antes de servir los alimentos; de lo contrario soltará mucho líquido y quizá así no les guste mucho.
La última vez que tuve antojos de espinacas, fue la semana pasada y me las preparé en un sandwich que disfruté muchísimo. En lugar de usar mayonesa para untar el pan, usé crema de queso amarillo... viene en un envase de vidrio y es posible que sea muy famosa...




INGREDIENTES:


Espinacas, cantidad necesaria
1 Cebolla blanca, mediana, cortada en julianas
sal y pimienta al gusto
aceite de oliva
un chorrito de jugo de limón


PROCEDIMIENTO:


1) Se limpia la espinaca. Es decir que se retiran las hojas de los tallos y se lavan en abundante agua y se deja escurrir. De nuevo, esto depende de la variedad de espinaca que UD consigue y como la venden en su supermercado. Yo las consigo en mazos grandes. Si solo voy a comer yo, un mazo de espinacas será suficiente. 


Empezando a saltear las espinacas
*Siempre recordar que la espinaca se vuelve poquita una vez cocida, así que no importa preparar más de lo que parece necesario, puesto que el producto final será otra cantidad.


2) Cortamos la cebolla en julianas.


3) Echamos aceite de oliva, solo suficiente para cubrir el fondo del sartén y echamos la cebolla y le agregamos sal y pimienta al gusto.


Pasta con tomate y espinacas salteadas, servido con falafel
4) Después de un minuto y medio de estar salteando la cebolla, agregamos todas las hojas de espinacas y revolvemos bien. Rectificamos la sal y la pimienta, revolvemos constantemente durante unos 3 o 4 minutos al final de los cuales agregamos un chorrito de jugo de limón (como una cucharita de jugo).


*Si se aventuran a comerlo en sandwich, unten las rodajas de pan con la crema de queso amarillo y coloquen la espinaca en medio y disfruten. Da para dos buenos sandwiches. De lo contrario, es un acompañante para su comida y es MUY nutritivo... perfecto para acompañar carnes.


Listo! Que tengan feliz provecho!

Comentarios

  1. Se me antojan pero en una tortillita! Yum!!! Aqui comemos espinacas casi todos los días en la ensalada, pero a veces si me dan ganas de variar un poco. Cualquier receta por sencilla que sea ayuda mucho para refrescar la memoria. Es increible cómo a veces las cocineras nos blockeamos y no sabemos ya ni qué cocinar! Muchos saludos desde http://wendilerias.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Tienes absolutamente toda la razón Wendy, a veces solo necesitamos un empujoncito para poner la creatividad a nuestro servicio en la cocina.
    Que lo disfrutes con tu tortilla, yo sigo preparando mi emparedado... es uno de mis favoritos ahora.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Berenjena con aceite de oliva y ajo

Tortitas de banano o plátano verde

Baleadas hondureñas