Guiso de tortilla



Te sobraron tortillas y no son suficientes para hacer enchiladas, por ejemplo y tampoco sabes qué hacer con ellas? Entonces este plato es ideal... claro, cuando tengo ganas de hacer esto, simplemente compro más tortillas para el almuerzo, así me aseguro que me sobren y pueda prepararlo, o sea que hago trampa! Tambien he comprado las tortillas para hacer el guiso, pero honestamente, con tortilla recién hecha, no queda tan bueno... la tortilla recién hecha absorbe mucho la salsita y se pone masosa también así que es mejor usar las del día anterior (pero habrá que guardarlas tapaditas en la refri para que no se dañen) o prepararlas en la cena con las que sobraron del almuerzo.
Todavía estoy pensando si este nombre es correcto o no. El caso es que aprendí a preparar esta deliciosa y excesivamente sencillo plato de comida, con mi madre. No sé de donde lo aprendió ella, si lo habrá probado en casa de alguna de sus amigas o simplemente un día tuvo una "crisis" de creatividad y se le ocurrió así de fácil. El caso es que me encanta y en mi casa es un éxito, se termina rápido.
Creo que si son latinos y de estas latitudes (Centroamérica y México), también a ustedes les gustará.


Esto es lo que necesitarán:


Tortillas del día anterior o las que sobraron del almuerzo, la cantidad que deseen (6 tortillas harán una cantidad como para 4 o 5 porciones)
Cebolla, cortada en trozos grandes (1 cebolla grande para 6 tortillas)
Chile dulce, cortado en trozos grandes (1 chile dulce grande para 6 tortillas)
2 Chiles jalapeños, cortados en rodajitas (esto es opcional, dejarle las semillas o no, dependerá de cuán picante le guste a usted comer)
Tomates peras (o tomates de cocina) medianos, cortados en trozos grandes (8 tomates para 6 tortillas)
Salsa de tomate básico (4 onzas es suficiente para 6 tortillas)
aceite
sal y pimienta al gusto
*Optional: con hojitas de albahaca le agregamos aroma y más sabor


PROCEDIMIENTO:
1) Se cortan las tortillas en cuadritos mas o menos de un centímetro de grandes y se preparan los demás ingredientes.


2) En un sartén se pone un chorrito de aceite solo para cubrir el fondo y hacer el sofrito. Se echan la cebolla, los chiles, a sofreir unos segundos, seguido de los tomates a fuego medio. Echamos la sal y la pimienta bajamos un poco el fuego y dejamos que los tomates suelten sus jugos.


3) Esto tomará quizá unos 5 minutos aproximadamente. Cuando tenemos un sofrito rico, agregamos la salsita de tomate básico para espesar y dar más consistencia al sofrito, lo revolvemos bien y rectificamos la sal. Si está muy espeso para su gusto, agregue un chorrito de agua y deje hervir uno o dos minutos.


4) Agregue la tortilla en pedacitos, mezcle bien y deje que se combinen bien todos los sabores. Que la tortilla absorba la salsa y que se note que todo está bien integrado... quizá se tome otros 5 minutos. Este sería el momento perfecto para agregar las hojitas de albahaca bien picaditas si así lo desean. 

*A mí no me gusta que me quede seco pero tampoco le dejo tanta sopita. Es un punto entre medio. Pruébenlo solo o como acompañamiento de su comida.


Listo! Su guiso de tortilla está solo de servir. Buen provecho, que lo disfruten!!!



Comentarios

Entradas populares de este blog

Berenjena con aceite de oliva y ajo

Tortitas de banano o plátano verde

Baleadas hondureñas