Pollo a la barbacoa



Espero que a UDS también les guste este delicioso plato tanto como a mi familia. Es el plato ideal cuando salimos de dia de campo a nuestra finca. Toma bastante tiempo de preparación pero vale la pena totalmente!
No he tenido quejas hasta el momento, solo muchos cumplidos y "ahhh" y "hmmm" todos esos sonidos que indican que alguien está disfrutando mucho.

Mi familia es de 5 miembros y cuando vamos a la finca tengo que pensar en mi cuñado que vive allá... casi siempre él quiere invitar a comer a dos de sus mozos más cercanos. Además, estoy casada con alguien que no mucho entiende que primero debería preguntarme a mí antes de invitar, y no es nada raro que el día que salimos ya para la finca, haya un par de comensales más. Así que mis cantidades son algo grandes porque además, me gusta calcular dos piezas por persona. Uds deberán reducir sus cantidades y ajustarlas a la cantidad de personas que comerán.

Para servirlo, queda a su criterio. Por lo general solo lo sirvo con un chimol (o chismol, o chirimol, o pico de gallo, o como UD lo llame) y tortillas.

INGREDIENTES:

18 piezas de pollo (las de su preferencia, recuerden incluir pechugas para los que no comemos piernas) con todo y piel. La piel nos proporciona un poco de grasa para el sabor del pollo y protección a la hora de cocinarlo.

3/4 bote de salsa barbacoa de su marca favorita
1/2 taza de miel de abejas
2 cucharas de mostaza
3 dientes de ajo
1/2 cebolla
1/2 chile jalapeño
1 manojo pequeño de perejil de hoja lisa
sal y pimienta al gusto

También necesitaremos:
carbón
y papel de aluminio

PROCEDIMIENTO:
1) La noche anterior, colocar todos los ingredientes (menos el pollo, por supuesto) en una licuadora con 1/4 taza de agua y licuar bien. Si no les gusta el jalapeño, simplemente no se lo pongan. Siempre tendrán un sabroso pollo, solo que no tendrá picantito.

2) La salsa ya preparada se la echamos a nuestras piezas de pollo, les damos un rico masajito para asegurarnos que toda esa delicia se incorpore al pollo y procedemos a colocar en un recipiente dentro de la refri a marinar.

*NOTA: Si tienen de esas bolsas plásticas que traen un sellador o ziper, úsenlas en lugar del recipiente. Es más práctico para guardar dentro del refrigerador y porque así, podemos revolver bien las piezas cada cierto tiempo, de modo que todas las piezas quedan cubiertas de salsa y no solo las que están en la parte de abajo. De todos modos, si lo van a colocar en un recipiente, es mejor que sea uno con tapadera para que no se nos reseque el pollo con el frío de la refri y no se nos contamine el resto de los alimentos con olores a pollo; recuerden revolver las piezas de vez en cuando.

3) Siempre es mejor sacar el pollo de la refri por lo menos unos 30 mins antes de empezar a cocinarlos y que estén a temperatura ambiente. En ese periodo de tiempo aprovechamos a preparar nuestra parrilla y encender el carbón que nunca es tan fácil...al menos no para mí. Por lo general quien me hace ese favor es mi esposo así que no me preocupo.

4) Cuando el carbón está listo y caliente, tomo una cebolla partida por mitad y la unto en la parrilla antes de colocar el pollo. Este es un truquito que mi hermana me enseñó y sirve para evitar que se pegue la carne o pollo y como es cebolla, también aportará al sabor y olor. Ahora coloco todas las piezas o la mitad de ellas, dependiendo de la capacidad de mi parrilla y las coloco y dejo que empiecen a dorar y tomar ese colorcito rojizo y café.

5) Cuando están bien doradas todas mis piezas, las voy colocando en pedazos de papel de aluminio de 3 en tres para que sea más fácil de manejar, les agrego de la salsa en la que se
marinó un chorrito y sello bien todo el pollo dentro.
6) Vuelvo a colocar el pollo, ahora envuelto en aluminio, sobre la parrilla y dejo que se termine de cocinar. Si el carbón se está terminando, lo dejo justo encima, si todavía tengo bastante y está bien caliente, alejo la parrilla del carbón de modo que se termine de cocinar "a fuego lento".

*NOTA: Poner el pollo en el aluminio permite que nos quede muy pero muy jugoso. Determinar cuando está listo requiere de prueba y error: con un cuchillo fino se parte una pieza hasta el hueso para comprobar que ya no hay sangre presente, por lo general en la parte más carnosa. Con el tiempo, sabes más o menos cuánto tiempo toma para que se cocine. Debo confesar que yo NO siempre lo hago así... simplemente porque tengo un ejército de desesperados que andan rondando el área y me ponen nerviosa así que lo dejo directamente sobre la parrilla aunque se queme la piel...total a nadie le gusta la piel de pollo en mi casa. Pero mi consejo honesto es que lo pongan en aluminio y lo dejen cocinar así, verán que la diferencia es grande.

Listo! A chuparse los dedos pues!!!



Comentarios

Entradas populares de este blog

Berenjena con aceite de oliva y ajo

Tortitas de banano o plátano verde

Baleadas hondureñas