Pavo navideño

Estamos en la víspera de navidad y llegó la hora de empezar a preparar nuestra cena...

Hasta que me casé, la cena de víspera de navidad nunca fue importante para mí. Mi madre me enseñó a celebrar navidad y año nuevo y eso se celebra el 25 de diciembre y el 1ero de enero.
En fin, uno se adapta. Mi esposo es 100% latino y él siempre ha celebrado la víspera de navidad y la víspera de año nuevo. Si estuviéramos en Roatan, él tendría que adaptarse a mis tradiciones y la reunión familiar sería el 1ero de enero con todos los tíos y tías, primos y primas, sobrinos, hermanos, padres y demás familiares que estén en Roatan en esas fechas (ya casi llegando a las 100) reunidos en un almuerzo de traje (traje ensalada, traje pavo, traje carne, etc) en casa de mi tía Val. Mi tía Val es la anfritriona por excelencia, sabe organizar muy bien una reunión de ese tamaño y, con tiempo, asigna a cada mujer jefe de familia (en Roatan los jefes de familia son las mujeres, los hombres llevan el título por respeto a la costumbre, pero no lo son en realidad) un plato qué traer a su casa y el 1ero de enero, su casa se llena de gente y comida. Por ahí de las 2:30 PM todos hemos comido tanto que estamos que reventamos y estamos dispersos por la casa, afuera y adentro, el patio y cualquier área donde se pueda uno sentar a conversar y jugar juegos de mesa mientras se hace la digestión. ahhhhh tan bellos recuerdos para mí!!!
Pero como no estamos en Roatán, me toca a mí adaptarme a sus tradiciones y costumbres (las de mi esposo). Con el tiempo me he acostumbrado a la idea de comer en grande en las vísperas de las fechas importantes y, aunque aun no me acostumbro a desvelarme más allá de las 12 de la noche, (hago trampa, me acuesto a tomar una siesta por ahí de las 10 o 10 y media y luego me levanto a las 12 para los abrazos y buenos deseos) la verdad es que tiene su gracia. 
Lo he dicho antes y lo vuelvo a decir, yo prefiero la carne de res pero, por alguna razón, siento que no celebré apropiadamente estas fechas si no tengo pavo en una de las dos, así que pavo haré para esta noche... y mi carne de res será para el 31.
No pretendo que nadie más se ponga a seguirme el paso con esta receta hoy, puesto que ya tendrán su plan y recetas a seguir.
Simplemente aun no les puedo dar la receta completada con fotos y demás detalles, puesto que aun no he cocinado el pavo.
...así que empezaré por darles las indicaciones preliminares y los preparativos iniciales que ya empecé...


INGREDIENTES:


Para el brine:
1 pavo pequeño, de 12 lbs
1 1/2 galón de jugo de manzanas
2 cucharas de romero seco 
2 cucharas de pimienta gorda
2 cucharas de clavo
1 taza de azúcar morena
1/2 taza de sal


PROCEDIMIENTO:


9 horas antes de cocinar:
1) En una olla colocamos 4 tazas de agua a hervir, disolvemos el azúcar, la sal y echamos el romero y los olores. Dejamos que rompa el hervor y apagamos la estufa. Colocamos el líquido en el refrigerador para que se enfríe bien.


2) Una hora después, revolvemos bien este líquido con el jugo de manzanas en un recipiente en el que nos quepa el pavo y lo colocamos dentro de su piscina de sabores y lo dejamos estar por lo menos 8 horas. Cuando haya estado 4 horas, le daremos vuelta para asegurarnos que esta absorbiendo bien esos sabores por todas partes.



3) Yo no tengo espacio en mi refrigerador para colocar este recipiente con todo y pavo adentro. Así que para evitar que mi pavo entre en descomposición, voy a colocar el recipiente dentro de una hielera grande y le pondré una o dos bolsas de hielo de las que se consiguen en el super. Si no tienen una hielera así de grande, laven bien las bolsas de hielo por fuera y colóquensela directamente dentro del recipiente. No queremos tampoco que el hielo al irse derritiendo, nos adelgace el brine del pavo, solo lo queremos mantener bien frio... en especial en este clima infernal de San Miguel.


Para cocinar el pavo necesitaremos:
Ajos (por lo menos 1 cabeza de ajos)
1/2 taza de aceite de oliva
1 cuchara de vino blanco o vinagre en su defecto
2 barras de margarina
5 manzanas, peladas y partidas en trozos
1 taza de cubitos de piña fresca
2 cucharas de romero seco
6 hojitas de albahaca picadita
1/2 taza de miel de abejas
3 hojitas de salvia
1 rajita de canela
1 taza de agua
pimienta, sal


PROCEDIMIENTO:


1) Con mucho tiempo de anticipación, por lo menos 4 horas antes de cocinar, picar los ajos muy finamente y dejarlos macerar con el aceite de oliva y mezclarle muy bien el vino.


2) Por lo menos media hora antes de cocinar, preparar los aromatizantes colocando en una olla con agua la manzana, piña, albahaca, salvia, canela, romero, miel, pimienta y sal al gusto. dejarlos ablandar lo suficiente para convertirlo en puré.





3) Licuamos todo junto incluído los ajos y agregamos la margarina. Dejamos reposar.


4) Sacamos el pavo de su piscina, lo secamos bien con papel toalla, por dentro y por fuera y lo colocamos en el molde o azador provisto para cocinarlo. El agua del brine (esa piscina de sabores) se descarta.


5) Con mucho cuidado y usando solamente las manos, separamos la piel de la pechuga. OJO, no se la vamos a quitar, solo la vamos a separar.


 6 Precalentamos el  horno a 500 grados F, aprox 250 grados C. 


Pavo de 11 lbs, bien adobado y listo para el horno
7) Tomamos nuestra pasta de aromatizantes que formamos previamente con la manzana, piña, miel, margarina, etc.,  y empezamos a frotar el pavo con el. Nuestro pavo que nos va a alimentar deliciosamente, merece un rico masaje así que se lo daremos. Esta pasta la vamos a meter debajo de la piel de la pechuga y se lo vamos a  untar lo mejor posible. El pavo deberá quedar impregnado de esta pasta por dentro y por fuera.
Así se ven las alas dobladas hacia atras


8) Amarramos las patas con hilo apropiado para este propósito, metemos las alas por debajo del cuerpo del pavo (en realidad quedan dobladas hacia adentro de sí mismas) y lo colocamos destapado y hacia abajo (pechuga hacia abajo) en el horno precalentado. 


9) 30 minutos después, sacamos el pavo y le damos vuelta (pechuga hacia arriba), lo volvemos a meter al horno y bajamos la temperatura a 350 grados F o 180 grados C. Siempre destapado.


Despues de los 1ros 30 mins...
10) Cada 30 minutos vamos a revisarlo y con un cucharón (preferiblemente con  una brocha de cocina si la tienen) le vamos a estar rociando sus mismo jugos por encima. Además, hemos de revisar que el dorado nos quede como queremos. En el momento que ha alcanzado el dorado deseado, lo tapamos con la tapadera del rostizador o con una pieza doble de papel de aluminio para protegerlo y que no se nos queme.


11) Lo ideal es tener un termómetro de cocina, insertarlo en la parte más gorda de la pierna hasta que pegue en el hueso y en cuanto el termómetro marque 165 grados F, sabremos que ya está cocido el pavo. Yo no tengo termómetro y tampoco voy a salir corriendo a comprarlo (además, quien sabe que encuentre uno en San Miguel, sin ánimos de ofender pero esta es una ciudad muy básica).
Me voy a guiar por algunas reglas simples de cocina: calcular 15 minutos de cocción por libra de pavo y cuando ya haya estado 2 horas y media en el horno  (mi pavo es pequeño) lo voy a revisar moviendo la pata. Cuando el pavo está cocido, la pata se le puede mover con bastante facilidad. Sin embargo, si tuviera dudas respecto a si está crudo aun, siempre puedo tomar un cuchillo pequeño y filoso e insertarlo en la parte más gorda de la pierna hasta que pegue con el hueso y esperar  uno o dos segundos... el líquido que salga de él debe ser transparente, si sale sangre, obviamente está crudo aún.


12) Cuando el pavo está cocido, lo dejamos estar ahí quieto y fuera del horno, por lo menos 30 minutos antes de partirlo.


Listo!!! A disfrutar de su cena de víspera de navidad!!! FELIZ NAVIDAD A TODOS Y PAZ EN LA TIERRA PARA CON TODOS SUS HABITANTES!!!!!!!

Comentarios

  1. Recuerdo el pavo que hacia mi abuelita para esta fecha, que gratos recuerdos para mi tambien, y tambien me hubiera gustado haber estado alguna vez en esa celebracion tuya en Roatan, lo mas cerca que estuve de alli fue en Tela jajaja, siempre he querido conocer Las Islas de la Bahia imagino que ha de ser un lugar precioso, bueno por lo menos en receta disfrutare de tu pavo!

    ResponderEliminar
  2. De eso se trata Juan, la navidad es una colección bella de gratos recuerdos que vamos acumulando durante años. Que bueno que te traje recuerdos y ojalá tu navidad sea dichosa y sabrosa!

    ResponderEliminar
  3. me encantó tu relato de la tradición, sobre todo eso donde las mujeres son los jefes de familia, :), gracias Lor por seguir publicando tus delicias!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Berenjena con aceite de oliva y ajo

Tortitas de banano o plátano verde

Baleadas hondureñas