Fudge = Golosina de chocolate

Si les gusta el chocolate tanto como a mí, quizá tengan ganas de preparar sus propias golosinas caseras de chocolate.
Hacerlo requiero de tiempo y paciencia...y a vece también de buena suerte.
Por ejemplo, si el día está lluvioso o húmedo, puede ser que nunca logren el punto y les queden chicloso.
Lograr el punto es un poco difícil pero espero que mis explicaciones les sirva y puedan lograrlo...recuerden que la práctica hace al maestro y entre más lo hagan, más experiencia van a adquirir y podrán añadir sus propios tips y trucos.

Pedazo de fudge mordido. Vean la consistencia. Hmmm rico!

Esta es una golosina que puede comerse como postre si así lo desean o simplemente por la tarde cuando tengan antojo de comer algo dulce.
Eso sí, si están a dieta, ni se les ocurra ponerse a hacer esta receta pues no tengo ni idea cuantas calorías tendrá y no me hago responsable por los kilos de más de nadie! Ya bastante tengo con mis propios kilos de más!
Sugerencia: prueben a comerlos con una cucharita de mantequilla de maní. A excepción de cuidar la figura y hacer dieta, les garantizo que esta golosina les encantará a grandes y chicos y más aún con mantequilla de maní. Estoy convencida que la mantequilla de maní y el chocolate deben ir juntos siempre que sea posible.

INGREDIENTES:
3 tazas de azúcar
1/2 taza de cocoa amarga
2 barras de margarina
1 lata de leche evaporada (más o menos de 10 onz)
1 cucharita de esencia de vainilla
1 puntito de sal

PROCEDIMIENTO:
1) Engrasamos con margarina el molde en el que lo pondremos; sugiero un molde de los que se usan para galletas...pero uno pequeño, los de tamaño regular son muy grandes para esta receta. En las fotos podrán ver los moldes que yo uso y si UDS tienen de esos moldes, pues es una buena opción también.

2) Colamos la cocoa para deshacernos de los posibles grumitos y lo mezclamos bien con el azúcar.

3) En una olla pequeña pero resistente, sobre la estufa a fuego medio, ponemos la cocoa azucarada y le echamos la leche poco a poco para ir moviendo el azúcar e incorporar muy bien estos ingredientes.

4) Cuando la leche y el azúcar estén bien mezclados, echamos los demás ingredientes y seguimos moviendo para que se derrita la margarina y se mezcle bien con los demás ingredientes.

*En esta receta es MUY importante estar revolviendo constantemente nuestro preparado de chocolate. Esto evita que se pegue en primer lugar y, en segundo lugar, al batirlo le estamos incorporando aire lo cual hace que la golosina sea suave y cremosa y eso es bueno, es lo que buscamos.

5) A fuego medio hacia fuego bajo, nos quedaremos de pie frente a la estufa revolviendo constantemente, en movimientos suaves y lentos durante aproximadamente 35 mins.

*Se debe tener un recipiente limpio con agua a la par para hacer pruebas con la golosina y detectar el punto en el que esté listo.

6) Cuando haya espesado un poco, agregamos un chorrito a nuestra agua. Si el chocolate cae en el agua y se desparrama, ni se moleste. Siga batiendo que aun le falta. Si cae, mantiene la forma pero casi de inmediato empieza como a deshacerse, aun no está listo pero le falta poco.

7) El chocolate está listo cuando, al caer el chorrito en el agua, puede mantener la forma con la que cae en el agua sin deshacerse. Por lo general, esto lo apoyo observando el comportamiento del chocolate: aunque esté a fuego medio-bajo, está hirviendo, tiene muchas burbujas y parece que quiere despegarse de la olla. Pondré una foto de esto solo para que vean a qué me refiero, pero la verdad se ve algo desagradable, solo recuerden que es chocolate y mantengan esa idea en mente.

8) En cuanto esté listo el chocolate, apagamos la estufa y seguimos batiéndolo por unos 10 minutos más solamente...para que empiece a enfriar y para incorporar más aire. Con el calor que tiene en este punto, aún sin estar sobre la estufa continuarán cocinándose y por eso lo batimos unos minutos, para que pare la cocción y no se ponga como hule.

9) En este punto, como estamos enfriando el producto, debe haberse espesado aún más. Si sigue igual de líquido que cuando estaba sobre el fuego, quizá sea mejor devolver la olla a la estufa y cocinarlo otros 5 u 8 minutos más y luego quitarlo y volver a hacer lo del batido de enfriado para luego colocarlo en el molde o recipiente.

10) Cuando hayamos colocado la golosina en el molde o recipiente, lo debemos dejar en paz para que se enfríe bien. Si escojen ponerlo en un molde para galletas, al enfriarse solo deben cortarlo en cuadritos o rectángulos y luego guardarlo en un frasco para galletas o en una dulcera para que tengan golosinas a la mano cuando quieran comer algo dulce. Si lo colocan en moldes como el mío, solo tomen un cuchillo de mesa y lo pasan por la orilla de cada copita para aflojar la golosina y guárdenlos en la dulcera o recipiente... mejor aún, cómanselos!!!

Listo!!! A disfrutar del chocolate casero pues!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Berenjena con aceite de oliva y ajo

Baleadas hondureñas

Tortitas de banano o plátano verde