Pollo con piña

hmmmmm qué rico!!! Ojalá UDS sean aventureros con lo que comen y dispuestos a probar estas combinaciones tan deliciosas. Mis hijos solían decir que eso de ponerle piña a la comida salada era una locura... hasta que los hice comer pollo con piña. En ese momento, hasta mi hija menor que es toda exigente para comer, lo disfrutó y se repitió, así que ojalá les guste a UDS mi receta de pollo con piña.


INGREDIENTES:


Pollo en piezas: la cantidad que a UDS les sirva y las piezas que a UDS les guste. Sugiero 2 piezas por persona, en mi caso, 10 piezas.
1 piña o ananás, pelada, sin el centro (esa parte más dura) y cortada en trocitos
1 pedacito de gengibre pelado y rallado. Suficiente para que nos salga 1 cucharita de ralladura
2 chiles dulce, cortado en trozos
6 dientes de ajo, finamente picados
1 chile jalapeño, finamente picado *opcional
sal y pimienta al gusto
aceite (aprox 1/2 taza)


PROCEDIMIENTO:


1) Se lavan bien las piezas y se secan con papel toalla. Les agregamos sal al gusto.


2) Ponemos aceite en un sartén solo lo suficiente para que no se nos pegue el pollo. Colocamos las piezas de pollo, tratando de que no estén muy juntos. A fuego alto. Los dejamos dorar y les damos vuelta para que doren por el otro lado. No hay que estarlos moviendo, solo se les da vuelta una vez y no se les anda tocando. De lo contrario empezarán a soltar los jugos y no se va a dorar bien. Los colocamos en un recipiente para poder continuar dorando el resto de las piezas.


3) Al terminar de dorar las piezas de pollo, usamos el mismo sartén, sin el pollo, para continuar preparando todo. Echamos el ajo picado al sartén con lo que queda del aceite en el que se doró el pollo y, moviendo constantemente, sofreímos el ajo durante unos 30 segundos. Agregamos la piña, la ralladura de gengibre, las piezas de pollo, el jalapeño, sal y pimienta al gusto y aproximadamente 1 taza de agua. Tapamos el sartén y dejamos cocinar a fuego medio, durante unos 10 o 15 minutos.


4) Cuando veamos que el pollo ya casi está listo para retirarlo del fuego, le echamos el chile dulce en trozos. No queremos que se cocine bien el chile. Queremos que nos quede crocante y de un color aun más intenso y brillante.


Listo! Sírvase con arroz o con ensalada de papas. Buen provecho!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Berenjena con aceite de oliva y ajo

Tortitas de banano o plátano verde

Baleadas hondureñas